lola

Tortas de manteca para mi yaya Hortensia

Bueno, después de mucho tiempo ya estoy aquí otra vez. En primer lugar quiero daros las gracias a todos los que durante estos meses habéis preguntado por mi y me habéis escrito para saber si todo iba bien. Gracias por vuestra paciencia cuando no he tenido tiempo para responderos de inmediato y un millón de gracias más por el cariño con el que siempre me tratáis. La verdad es que es un lujo contar con amigos como vosotros, ya solo por eso este blog vale la pena. Gracias de verdad.

Para los que no lo sabéis, el motivo de mi ausencia durante estos meses es que mi abuela ha estado muy malita. Empezó a encontrarse mal a mediados de julio y desde entonces ha estado ingresada en el hospital prácticamente todo el tiempo, hasta hace pocos días cuando finalmente falleció. La verdad es que han sido unos meses duros porque mi yaya y yo estábamos muy unidas y comprender que había llegado el momento de separarnos ha sido muy difícil. Por eso he intentado estar junto a ella todo el tiempo posible, sin faltar al hospital ni un solo día. Ella hubiera hecho lo mismo por mi. Muchas veces le he dicho: "Yaya, ¿te acuerdas cuando yo era pequeña y tu cuidabas de mi si me ponía malita? Pues ahora soy yo la que cuida de ti para que te pongas bien pronto y nos vayamos a casa." Sólo que esta vez no ha podido ser. No sabéis cómo la voy a echar de menos después de estar juntas toda la vida. La de momentos maravillosos que hemos compartido las dos. En estos meses hemos tenido tiempo de repasarlos todos. La verdad es que nos entendíamos a la perfección, a veces incluso sin palabras. Es difícil de explicar pero me bastaba mirarla para saber qué estaba pensando y cuando se lo decía a ella siempre sonreía. Por eso la entrada de hoy se la quiero dedicar a mi yaya Hortensia, mi sorianita como le decía yo a veces porque ella siempre tenía muy presente su tierra, Soria y en especial su pueblo, Ontalvilla de Valcorba. Qué contenta se ponía cuando cantábamos las sanjuaneras. Y no había día en el hospital que no viéramos en el Google Maps la casa de sus padres, de su hermana Constancia o la finca de su hermano Germán y siempre, siempre, siempre le brillaban los ojos de emoción, como a mi ahora al recordarlo.


Por eso hoy esta receta se la quiero dedicar a ella. Yayita estas son las tortas de manteca que me comprabas en Ontalvilla cuando yo era pequeña. ¿Te acuerdas que hace pocos días te decía lo mucho que me gustaban junto con las paciencias? Hoy las he hecho para ti, espero que te gusten.

Para los que no las hayáis probado nunca os diré que son uno de esos deliciosos sabores de antaño, de matices inconfundibles, involvidables que además para mi están llenos de recuerdos. La verdad es que estas tortas no se elaboraban en Ontalvilla porque siendo un pueblo tan pequeño (unos 45 habitantes) por aquel entonces ni siquiera tenía panadería. Así que ya no recuerdo bien si era una o dos veces por semana cuando venía, con una furgonetilla, el panadero de Martialay a vender el pan de hogaza y los dulces. Para una niña pequeña como yo entonces, era casi mágico ese momento en el que la furgoneta Citroën 2CV se detenía y en mitad de la calle abría por fin la puerta trasera para dejar a la vista el surtido de dulces, tortas y panes muy bien dispuestos. Era casi tan emocionante como abrir los regalos de Reyes. Recuerdo que abría los ojos como platos, todo me llamaba la atención. Por eso me gustaba tanto acompañar a mi abuela a por el pan mientras por el camino le decía: Yaya, cómprame unas tortas y un paquetito de paciencias y ella siempre las había encargado para mi la semana anterior. ¡Qué ricas! Hacía años que no las había vuelto a probar pero no había olvidado su sabor, deliciosas. Saben a gloria bendita. Y ahora además he descubierto que hacerlas resulta muy fácil. Por eso hoy en homenaje a mi yaya quiero compartir la receta con vosotros. Si ella las hubiera probado les habría dado el visto bueno porque saben como yo las recuerdo, como las que ella me compraba. 


INGREDIENTES

1 Kg. de masa de pan (sobado), 200 grs. de azúcar para la torta y algo más para espolvorear por encima antes de hornear, media cucharadita de café de bicarbonato (rasa), algo de aceite de oliva o de girasol (a vuestra elección) para pintar las tortas antes de llevar al horno y entre 350 y 450 grs. de manteca de cerdo a temperatura ambiente. 

Como véis no hay demasiados ingredientes y además son bastante asequibles. Lo más "complicado" es conseguir la masa de pan. Tan sencillo como comprarla en vuestra panadería de confianza, siempre y cuando sean ellos mismos los que la elaboren. Hoy en día todo el mundo tiene cerca alguna tahona. Normalmente con encargarla el día de antes suele ser suficiente pero por si acaso siempre es mejor preguntar. Seguramente cuando vayáis a recogerla tendrán la masa en una cámara refrigerada así que el primer paso a seguir nada más llegar a casa es dejarla en la encimera de la cocina hasta que se atempere. En ese momento estiramos la masa dándole forma redonda con ayuda de un rodillo hasta conseguir un grosor de 3 ó 4 centímetros y espolvoreamos por encima el bicarbonato procurando que esté bien repartido.  Seguidamente hacemos lo mismo con los doscientos gramos de azúcar y por último encima colocamos la manteca en pequeños montoncitos esparcidos por igual. Doblamos la masa por la mitad como si fuéramos a cerrar un bocadillo (con el bicarbonato, el azúcar y la manteca en su interior) y amasamos.  La cantidad de manteca que necesitéis dependerá un poco de la masa de pan que utilicéis, cada una es distinta de modo que puede que unas admitan más cantidad que otras. Por eso os recomiendo que empecéis añadiendo sólo 350 gramos y después que amaséis bien. Si tenéis un robot es la ocasión perfecta para dejarle a él el trabajo "duro". Si os preguntáis cómo sabréis si tenéis que añadir más manteca o no, echad un vistazo a este vídeo donde se ve cómo las preparan. Fijaros en la consistencia que debe tener la masa, se debe de pegar un pelín en las manos al intentar trabajarla. Por eso al estirarla para formar las tortas es tan importante enharinar bien la superficie de trabajo y las manos, para que no se rompa. Si después de añadir los 350 gramos vemos que admite más cantidad le añadimos otro pequeño pegote de manteca (como unos 60 grs) y volvemos a amasar hasta que se incorpore totalmente. Si tenéis miedo de pasaros guardaros desde el principio una pequeña porción de masa de pan (unos 50 grs) para poder rectificar si le habéis puesto mucha manteca. Cuando la masa esté lista la dividimos en cuatro partes y la estiramos con ayuda de un rodillo hasta dejar un grosor de 2 centímetros, dándole la forma que aparece en el vídeo (ovalada). Ahora es necesario un pequeño reposo de unos treinta minutos. Pasado ese tiempo untaremos cada torta con un buen chorro de aceite que repartimos homogeneamente con ayuda de la mano (bien limpia). Lo podéis ver en el vídeo. El aceite nos servirá para que a continuación se pegue el azúcar.  ¿Que cántidad espolvoreamos sobre cada torta? La que nos quepa en un puño. Si tenéis la mano muy grande, más o menos las 2/3 partes de su capacidad. Y ahora ya sólo tenemos que llevarlas al horno que deberá estar a temperatura alta, alrededor de 210º durante unos 15 minutos. De todos modos vigilad bien porque ya sabéis que cada horno es un mundo. En mi horno antiguo a 225ºC se hubieran carbonizado en menos de 10 minutos, sin embargo con el que tengo ahora para alcanzar ese efecto empleando el mismo tiempo tendría que ponerlo a 250ºC. Depende de cuanto caliente vuestro horno y de que temperatura máxima pueda alcanzar. Como consejo os diría que dependiendo de la potencia del mismo la temperatura puede rondar entre 190 y 225ºC. Lo importante es vigilar que las tortas no se doren demasiado porque tienen que quedar más bien blanquitas o un pelín doradas. En ningún caso tenéis que esperar a que el azúcar se caramelice. El azúcar tiene que formar una costra blanca, sin tostar. Una vez fuera del horno lo mejor es dejarlas reposar para que se enfríen del todo antes de guarlardas en bolsas de plástico que es donde mejor se conservan. La buena noticia es que pueden aguantar bien durante unos cuantos días. Además, al tener mucha cantidad de manteca, cuando se quedan un poco secas se puede calentar el trozo que nos vayamos a comer durante unos 10 segundos a 360W de potencia en nuestro microondas. Lo dejamos reposar fuera durante un minuto y listas para comer, deliciosas.


Antes de terminar quería deciros que después de estos meses necesito un tiempo para descansar y volver a poner las cosas en orden así que hasta diciembre no volveré a publicar nada en el blog. Esta vez sí, espero regresar con alguna de las sorpresas que tenía pendientes para este verano. 

Y no me puedo despedir sin rendirle un último homenaje a mi yaya. ¿Veis que guapa era? Y no sabéis que presumida, siempre impecable. Sí, esa pequeñaja que aparece con ella soy yo, vestida de sevillana y en la foto de abajo empujando mi carrito. La verdad es que lo único que me ha faltado ha sido meterme con ella en la cocina mano a mano. Sólo recuerdo que siendo yo una enana me gustaba ayudarle a preparar empanadillas. Ella las rellenaba y yo a su lado, con un tenedorcito, les iba haciendo las muescas. Aunque lo cierto es que quien normalmente cocinaba por aquel entonces era mi madre y mi yaya era quien hacía los dulces de toda la vida, hasta que después mi madre tomó el relevo también en eso y ahora el suyo lo he tomado yo. 

Cómo me gustaban sus rosquillas. Lástima de recetas porque mi abuela tenía muy buena mano para los dulces. Cuando se casó y se vino a vivir a Logroño bajaba a la panadería de Garpesa a hornear las madalenas, rosquillas, coquitos, sobaos o bizcochos de nata que hacía y las hijas del dueño siempre le decían: "Hortensia, te vamos a tener que traer aquí de respostera que nos vas a quitar el puesto". Mi madre dice que hacía unos bizcochos de nata que eran la envidia de sus amigas, cuando iban a merendar a casa. En aquellos tiempos compraban la leche en una vaquería y mi abuela guardaba en la nevera la nata que se formaba al hervirla, para hacer sus famosos bizcochos. Yo no se los he visto pero sí he tenido la suerte de probar esa nata y la leche fresca recién ordeñada cuando íbamos a Ontalvilla, en casa de mi tía Pilar (su hermana). ¡Qué cosa más rica! No se parece a ninguna otra ni de lejos aunque ahora, acostumbrada al aguachirri que venden en los supermercados, probablemente me parecería demasiado fuerte.  Otra cosa que también recuerdo de aquellas visitas al pueblo con mi abuela es que no nos íbamos nunca sin pasar antes por Cadosa a comprar la deliciosa mantequilla de Soria dulce. Por eso, si os habéis fijado bien, la habréis descubierto en las fotos, no podía faltar. Recién hecha es tan esponjosa que puede modelarse dentro de su envase con la forma característica que le da la manga pastelera. Y el sabor es insuperable, simplemente untada con pan o sobre unas galletas. Sólo os diré que a mi me la tenían que esconder porque desaparecía como por arte de magia.

Lo que sí recuerdo bien de aquella época es que cuando mi abuela se marchaba a Ontalvilla una temporadita, siempre hacía algo dulce. Los días previos los pasaba normalmente en la cocina preparando decenas de rosquillas para llevar a todos los hermanos. También había dulces para repartir entre los más pequeños. Nunca faltaba un paquetito de garrapiñadas para cada uno, sin olvidarse de nadie. Y como tenía tanto salero y tanto sentido del humor, los más pequeños estaban encantados. Cómo los entretenía y jugaba con ellos haciéndoles rabiar a los niños y a los no tan niños. Tal vez por eso la querían tanto. Seguro que desde donde esté le habrá hecho muchísima ilusión ver que todos han querido venir a darte el último adiós. 

Y ahora a la que le toca despedirse es a mi. Yaya, esta despedida me recuerda cuando siendo yo pequeña te marchabas a pasar una temporada a Ontalvilla. Menuda llorera me pegaba porque no quería separarme de ti. Hoy me siento otra vez como esa niña. Sólo puedo decir que ha sido un placer y un honor compartir contigo este camino. Ojalá hubiera sido más largo pero volveremos a encontrarnos en otro sitio donde yo pueda enseñarte a hacer estas tortas y tu esos bizcochos con nata de los que tanto me han hablado. Pocas cosas te puedo decir que no te haya dicho ya mil veces: Que te quiero mucho, que has sido un ejemplo para todos nosotros, que te vamos a echar mucho de menos, que nos has regalado momentos maravillosos, que me siento muy orgullosa de ser tu nieta y que nunca olvidaré como hasta el último momento tú también tratabas de decirme lo mucho que me querias apretándome con fuerza la mano. Yaya, gracias por ser así. Tu recuerdo siempre, siempre, siempre estará con nosotros. Adios yayita, adios...

73 comentarios:

  1. Lo siento mucho. Las abuelas son un pozo de sabiduría que por suerte nos dejan su imborrable huella. Seguro que estaría orgullosa de tu deliciosa receta y de tus bonitas fotos. Todo tu post es entrañable
    Besos y mucho ánimo

    ResponderEliminar
  2. Lo siento muchismo. Es un homenaje precioso y cargado de ternura a tu abuela, descasa todo lo que puedas y cuando quieras volver aquí estaremos.
    En estos momentos nunca se que decir pero cuenta conmigo para lo que sea. Mucho ánimo y besos.

    ResponderEliminar
  3. Que entrada más bonita Sacerdotisa!!
    Me ha emocionado la manera que escribes de tu yaya, ha tenido que ser un relación preciosa la que has tenido con ella...ahora te cuidara desde arriba y siempre estará a tu lado, no lo dudes. Las tortas seguro que le habrian encantado, sobre todo con el cariño que las has hecho.
    Un beso enorme y mucho ánimo para seguir caminando!!

    ResponderEliminar
  4. Lo siento muchisimo!!! Pero seguro que tu abuela, esté donde esté, ha percibido todo el amor que sientes por ella y que reflejas en esta entrada. Pero lo mejor es que se lo has podido demostrar en vida.
    Mucho animo y un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Una entrada muy emotiva!!! leyendo esta entrada nos hacemos una idea de cuánto querías a tu yaya. Has sido muy afortunada al poder compartir tantas cosas bonitas con ella y seguro que allá donde esté estará muy orgullosa de tí y muy contenta por este homenaje tan bonito; así como daría su aprobación seguro a esas tortas tan ricas.
    Bsos y mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  6. vaya homenaje tan bonito , me ha emocionado el como lo has escrito. como se nota en tus palabras ese amor por tu yaya. Pues que lo siento mucho. Y como te digo un homenaje precioso. Bss

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. He tenido que eliminar la entrada por que el teclado se había vuelto loco.

    Me he emocionado mucho, siento lo de tu yaya, yo adoraba a la mía.

    Donde quiera que esté, se sentirá orgullosa de tener una nieta como tú.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Seguro que tú abuela está orgullosisima de tí.
    Yo me acuerdo un monton de la mia, y ahora que soy yo abuela de un chavalote de 3 años y una muñeca de poco mas de un mes, espero que algun dia (lejano)se acuerden así de mi.
    Lo siento muchisimo y desde aqui te acompaño en tu dolor
    Un abrazo muy muy fuerte
    http://desdelacuinadelhort.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Un buen homenaje para una persona importante en tu vida! lo siento por qué seguro que lo estás pasando mal, y hacer este post tan emotivo te abrá costado lo tuyo. Hoy he aprendido una nueva receta, que seguro que pondré en práctica, me ha gustado mucho. Un fuerte abrazo, y ánimo!!!! besotes.

    ResponderEliminar
  11. Le has echo el mas bonito de los homenajes!!!
    Una entrada preciosa !!
    Ahora, recuperate, y vuelve llena e energia.
    Un beso y lo siento muchisimo !!
    bss

    ResponderEliminar
  12. Que entrada tan bonita, ha sido un homenaje precioso. Siempre es muy duro perder a un ser querido pero cuando se está muy unido debe serlo aún más. Lo siento mucho. Las tortas se ven muy ricas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Esas tortas tienen una pinta exquisita, tu yaya estaria orgullosisima de ti con este homenaje guapa
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Se me han caído lagrimones como puños leyéndote.
    Un besazo grande y ya cocinaréis juntas algún día otra vez.

    ResponderEliminar
  15. Has conseguido hacerle un homenaje maravilloso a tu abuela, me has emocionado, me has hecho recordar cosas de la mía, de mi niñez, olores, sabores, situaciones y vivencias, muy parecidas a las tuyas.
    Me has llevado de tu mano con tu texto a tu niñez y me has permitido conocer un poquito a tu yaya.
    Descanse en paz, sintiéndose tan querida aqui.
    Un abrazo para ti, apretado y cálido.

    ResponderEliminar
  16. Que bonito Sacer¡¡
    No sabía lo que te había pasado, pero imaginaba que era algo importante.
    Me encanta todo lo que has escrito de tu abuela, yo tenía una relación muy parecida con la mía, ella fue la que me inculcó la pasión por los fogones.

    Siento mucho su perdida ahora la tendras todo el día a tu lado, ya verás.
    Rezaré por ella y por vosotros.

    Te espero con los brazos abiertos, pero ahora descansa
    besitos con cariño
    Patricia

    ResponderEliminar
  17. Nena, lo lamento muchisimo, te dejo todo mi cariño y un gran abrazo, cuenta con la buena vibra desde acá, esto segura que tu yaya esta orgullosa de ti, de su familia y de ese amor que se intuye en cada palabra.

    Si necesitas algo, ya sabes, otro abrazo más y gracias por compartir con nosotros un trozo importante de tu vida.

    Te esperamos a que recobres fuerza!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  18. Siento mucho que hayas perdido a tu yaya. Estas abuelitas nos roban el corazón con sus guisos, sus riñas, y sus historias... yo también perdí a la mía hace diez años, y hay días que según que ingrediente uso, mi casa huele a la suya. Comparto contigo un trocito de torta y una taza de té. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  19. Un homenaje a tu yaya que me ha emocionado....
    Siempre la tendrás presente y el dolor con el tiempo dejara paso a los buenos recuerdos.
    Las tortas se ven buenisismas
    Besitos y un abrazo grannnndeee.

    ResponderEliminar
  20. seguro que hoy tu yaya está feliz al ver que sigues haciendole sus recetas.

    muchos ánimos y descansa para volver con ganas

    ResponderEliminar
  21. Que entrada más bonita, me he emocionado!!!!LO siento mucho y te envio muchisimo ánimo!!Es un placer tenerte de nuevo por aqui y que nos sorprendas con tus recetas y maravillas fotos!!UN besicoooo

    ResponderEliminar
  22. Solo con ver las fotos ya se que me va a gustar, impresionantes!!
    mil besossssss

    ResponderEliminar
  23. Que entrada más triste, me ha llegado al alma. Yo no conocí a mi abuela materna y a la paterna la traté poco, pero me hubiera encantado haber tenido este sentimiento que nos cuentas. Debe ser muy dura una separación así, y tendrás que ir acostumbrándote poco a poco. Me ha gustado muchísimo el homenaje que le has rendido a tu sorianita con estas tortas, se ven espectaculares y a ella seguro que también le ha emocionado.
    Un beso muy fuerte, mucho ánimo. Aquí te esperamos.

    ResponderEliminar
  24. Me ha parecido precioso ese homenaje a tu yaya, cuando llegan estos momentos pensar que ya no va a estar cuesta, pero al pasar lso dias los recuerdos hacen que su falta sea menos dolorosa.
    Descansa y para diciembre aqui estaremos esperándote, besicossssssssss.Sefa

    ResponderEliminar
  25. algo paso con el comentario que escribi....te decia que lo siento....y que me dejas sin palabras....un homenaje bellisimo.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  26. Siento mucho lo de tu abuela e imagino lo triste que tienes que sentirte. Pero al menos piensa que en sus últimos días estuviste allí junto a ella. La vida es así y ahora tienes que reunir fuerzas para seguir adelante con tu vida. Yo ya no tengo abuelos, pero me acuerdo casi a diario de mi abuela rusa, la echo muchísimo en falta.
    Me alegro que hayas vuelto, aunque no de la noticia, claro está. Pensé que habías abandonado el blog, he estado a punto de escribirte, pero no me quería entrometer demasiado. A veces la gente necesita tiempo. Tú tómate tu tiempo ahora, para recuperarte, descansar y buscar inspiración. Estoy segura que la vas a encontrar, pues arte no te falta.
    Te deseo mucha fuerza, mucho ánimo y desde Estocolmo te mando mis mejores vibraciones, guapa!
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Sacer, se me saltan las lágrimas al leerte, yo este verano he pasado por una situación parecida, mi abuela murío el 5 de octubre y tenía también una relación muy especial con ella. Precisamente esta mañana antes de llevar a los peques al cole, estaba mirando un libro de cocina que ella me dió, tiene recetas suyas escritas a mano, hojas de los arboles de su pueblo que lleva allí por lo menos 20 años, las olía y las tocaba, sabiendo que ella había hecho lo mismo.....es muy emocionante todo lo que cuentas, disfruta pensando en los buenos momentos y la suerte que has tenido de tener una relación tan especial. Estas tortas son una manera espléndida de hacerle un homenaje. Un besazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  28. Lo siento mucho, pero estoy contigo de todo corazón. Imagino cuanto la tienes que extrañar.
    Un homenaje precioso, con estas fotos y muchos recuerdos me vienen en mente ahora mismo.
    Una rica receta que seguro la alegra ;o)
    Besos y nos vemos cuando estés lista.
    Palmira

    ResponderEliminar
  29. Siento mucho lo de tu abuela, pero le has dedicado un homenaje precioso que seguro le habría encantado.
    Un beso muy fuerte y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  30. Guapaaa!! lo siento mucho!! pero, has estado con ella en todo momentoooo! ahora a recordarla siempre en sus mejores momentos o en ese montón de buenos recuerdos que quedaron ... estas tortas se ven muy ricas! claro que antigüamente se elaboraban cosas sencillas pero muy ricas!! Te espero en Diciembre, descansa... lo mereces! Besotes de la Vaca!

    ResponderEliminar
  31. Yo ya imaginaba que me emocionaria al leer esta entrada, pero no sabia que tanto. Me has emocionado mucho y me he quedado sin palabras, pero ante esto, hay poco más que decir, que tu abuela estará orgullosísima de ti.
    Cuídate, descansa y tómate tu tiempo, que te lo mereces, yo estaré por aquí esperando que vuelvas .... pero sin prisas eh!!
    bsts. Maite

    ResponderEliminar
  32. Muchos besos, amiga!!! qué entrada tan bonita. Seguro que tu yaya está muy contenta de ver que otra vez retomas tu hobby y se le hace la boca agua allá donde esté con estas tortas!!!!!

    ResponderEliminar
  33. Preciosa entrada, es un homenaje a tu abuela muy bonito. Lograste transmitir tu amor hacia ella en este post. Todo el cariño que ella le dio y los recuerdos bonitos siempre estarán presente.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. Sacer, guapetona: A pesar de que ya lo sabía, me has puesto los pelos de punta!! Toda la entrada está llena de sentimientos bonitos hacía tu abuela.

    Aquí, ahora está nublado. Si empiezan a caer gotas del cielo ya sé que son todos los angelitos llorando emocionados al leer tu entrada.

    ¡Qué contenta debe estar tu yaya, viendo esas tortas de manteca!.

    Las paciencias, para mí, son un manjar. Aquí las venden en todas las pastelerías, yo no las hago, que ya sabes que soy negada para esas recetas.

    Descansa mucho, vuelve con las pilas cargadas. Y ya sabes, Cantabria está cerca.

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. siento mucho lo de tu yaya, seguro que habria estado muy orgullosa de ver esas tortas tan ricas que has preparado


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  36. Un homenaje precioso y un buen recuerdo para tu yaya Hortensia.
    Nada mejor que guardar el recuerdo para no olvidar, verdad?
    Besos y nos vemos.

    ResponderEliminar
  37. Me he emocionado leyéndote, guapa!!! y es que mientras te leía me acordaba de mi abuela y ufff!!!
    Seguro que con esta entrada tan bonita que le has dedicado, allá dónde esté, estará muy orgullosa de ti.
    Una receta muy rica, seguro!!
    Besos, guapa y hasta pronto!!

    ResponderEliminar
  38. Mi linda niña,lo siento muchísimo,un post precioso y seguro que ella esta viéndolo y está muy orgullosa.
    Muchísimos ánimos cielo y tu tomate todo el tiempo que necesites,nosotras estamos aquí para lo que necesites.
    Un besito enorme.

    ResponderEliminar
  39. Primeramente decirte que te emndo un abrazo muy fuerte y un recuerdo espcial a tu YAYA Hortensia.Como no entenderte en todo lo que escribes en este post ..a mi me pasa lo mismo con mi Nonno Piero ..le extraño mucho y mi blog es un homenaje aél . Los receurdos quedarán siempre en nuestros corazones .. las enseñanzas y sus recetas es lo que nos acompañará siempre.
    Es un post precioso con unas fotos fantasticas , llenas de sensibilidad y amor ..la receta me la copio ...gracias por compartir tu ternura con nosotros besos MARIMI

    ResponderEliminar
  40. Estas tortas tienen que estar riquísimas!! Y un homenaje precioso hacia tu abuela. Descansa, y nos vemos en diciembre. Besitos.

    ResponderEliminar
  41. Chiquilla, lamento lo de tu yaya. Es triste perder a quien nos ha acompañado toda la vida, verdad?.
    Bueno, recupérate y yo, mientras, me como una de tus tortitas de manteca.
    Un besoteeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  42. Sacer cuanto lo siento y así es, este era su momento y tenías que estar con ella para acompañarla en este paso que ha dado dejando su cuerpo atrás y dejando que su energía o su alma......... se libere y se marche.
    Descansa y recupera tu calma y tus energías que ella seguro que te guía.
    Bsos preciosa

    ResponderEliminar
  43. Lo siento mucho Susana, entiendo como te sientes.
    Le has hecho un bonito homenaje, muy emotivo, seguro que allí donde esté cuida de ti y estará sonriendo ante estas ricas tortas.
    Tómate tu tiempo, descansa que lo debes necesitar.
    Hasta pronto guapetona.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  44. Ay, como lo siento, pero ten por seguro que te guia y te protege desde donde esté, enhorabuena por estas tortas y animo.
    te seguimos esperando

    ResponderEliminar
  45. Precioso homenaje a tu abuela y valiosísima receta...No tengo palabras a tu bellísimo relato, me ha emocionado mucho...
    Sin duda esa magnífica persona que fue tu abuela deja entre nosotros una digna heredera...
    Recibe un gran abrazo y todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  46. Emotivo post... una despedida preciosa. Lo siento mucho amiga... Pero te aseguro que allá donde esté te guiará siempre. Mi padre murió hace ya 20 años y eso es lo que siento, que me protege desde allí arriba. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  47. Me has emocionado, guapísima.
    Tu yaya estará orgullosa de ti, y seguro que estará contigo siempre.
    No pude decirte nada antes, ni contestar a tu mensaje, porque yo también acabo de sufrir una gran pérdida: el día 24 mi padre falleció.
    Así que comprendo perfectamente cómo te sientes.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  48. Hola!
    Cuanto siento leer esto!! Te acompañao en el sentimiento, por desgracia todos sabemos lo que es perder un ser querido y especial como por ejemplo una abuelita, en mi caso bastantes más personas (demasiadas) así que entiendo perféctamente lo que sientes.

    Has hecho una entrada muy bonita.

    Era guapísima!

    Te envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Me has emocionado Susana (ultimamente tengo el temple como sensiblon), la verdad es que tu abuelita estaria orgullosa y ¡que envidia me dais las que habeis disfrutado una abuela!, yo nunca la tuve. Sera por eso que se me van los ojos detras de las recetas de abuela como si hubieran de ser siempre infalibles... no sé. Lo que me vuelve absolutamente loca es una torta de este tipo, de pueblo. ME guardo tu receta para prepararla no sé cuando pero la probare seguro. Lo primero que tengo que hacer es encontrar un horno de pan de toda la vida a mano ¡que dificil y que pena que sea dificil!, con lo rico que era el pan de siempre.
    Ufff me estoy enrollando mucho. Disculpa que haya venido tan tarde pero llevo unos dias liada de lo mas con el trabajo y las reuniones del cole.
    TE esperamos para diciembre y yo ademas, en enero, que no se me ha olvidao

    Un beso
    BeatriZ

    ResponderEliminar
  50. Un abrazo enorme... nada más, y nada menos.

    ResponderEliminar
  51. Un abrazo muy fuerte mi niña. Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  52. niña, cuanto lo lamento!!! la verdad es que se me han saltado las lágrimas, porque me has hecho recordar a la mia :S

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  53. Que post tan entrañable... siento mucho la partida de tu yaya.
    Te mando un abrazo grande, grande

    ResponderEliminar
  54. Sacer, lo siento muchísimo de verdad. Los abuelos son una maravilla, yo hace muchos años que les perdí pero les recuerdo mucho.
    La entrada estupenda, tienen que estar muy buenas esas torta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  55. Mi querida Sacer! Es que no tenía idea, y aquí estoy emocionada hasta las lágrimas con este homenaje tan precioso que la has hecho a tu querida Yaya, has sido muy afortunada de tenerla, yo no conocí a las mías y ha sido algo que me ha faltado siempre. Qué lindos recuerdos, qué linda tu Yaya!
    besitos

    ResponderEliminar
  56. Te envio un abrazo muy grande
    Besos.............

    ResponderEliminar
  57. Me he emocionado leyendo tu post. Yo suelo rendir homenaje en mi blog a personas importantes de mi vida pero el que tu has hecho por tu abuela es un homenaje como dios manda. Ella estará orgullosa seguro.

    Saludines, hacía mucho que no pasaba por aquí!

    ResponderEliminar
  58. Lo siento muchísimo, me has emocionado al leer tu entrada! Un besito grande.

    Te espero por navidad.

    ResponderEliminar
  59. Que bonito descubrir un blog tan lindo, bien presentado y lleno de sentimiento.
    Me quedo a seguirte!
    BESITOs
    http://notasenmicocina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  60. Una entrada preciosa Pandora, aunque la abuela se haya marchado de tu lado, siempre siempre te estará observando, no lo dudes.
    Por certo, que estas tortas me gustan mucho y a mi madre ni te cuento....besitos.

    ResponderEliminar
  61. Lo siento muchísimo!!!! Una entrada llena de ternura...besos

    ResponderEliminar
  62. Hola solete!, te he hechado mucho de menos, me alegra que estes de vuelta haré las tortas de tu yaya, espero que estes más animada y que pronto, muy pronto nos pongas otra rica receta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  63. Excelente receta y no hay nada como saborear algun platillo que nos recuerde nuestra niñez pero sobre es hermoso recordar todos nuestros buenos momentos que hemos pasado al lado de algun ser querido,, .. Bendiciones para ti,,, y un afectuoso saludo... Tu blog es buenisimo y estoy segura que a tu regreso nos esperan deliciosas recetas =D

    ResponderEliminar
  64. Que geniaal!!!
    tiene una pintaaa! y el escenario me ha encantado!
    el detalle de la pizarra y las fotos!!! loveee! bexitoss!

    http://petrymery.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  65. Un adios maravilloso y muy emocionante..se puede sentir el gran lazo que las unia, las fotos de tu yaya preciosas, te entiendo mucho yo pasè una situaciòn similar pero con mi suegro el pasado marzo, y el separase fue muy dificil de aceptar, pero bueno ya ves ellos siguen velando por nosotros y cuidàndonos desde donde estèn y mientras los tengamos en nuestros corazones viviràn por siempre...un abrazo

    ResponderEliminar
  66. Qué entrada más bonita y como me has emocionado!!
    Es muy doloroso separarse para siempre de los seres queridos,mi madre hace ahora un año que murió y todavía no me he hecho a la idea.
    Espero que estés un poco más animada,recuerda que a tu abuela no le gustaría verte triste.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  67. Susana
    ¿como vas?,espero que un poquito mejor. te echo de menos.
    Besitos con cariño
    Patricia

    ResponderEliminar
  68. Una entrada muy emocionante… y unas tortas de manteca muy buenas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  69. Susana, aunque hace tiempo que te sigo y te tengo en mi lista de blogs, no me había hecho seguidora. Me ha emocionado tu entrada. Besos y un abrazo

    ResponderEliminar
  70. He venido hoy hasta aquí para desearte lo mejor! Que el año 2012 traiga para tí y los tuyos salud, trabajo y amor!
    Besazos. Nos vemos! (te echamos mucho, mucho, mucho de menos)

    ResponderEliminar
  71. Feliz 2012, que sea un año mejor que el presente y te traiga todo lo mejor.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  72. qe suerte tiene tu yaya, feliz año nuevo

    ResponderEliminar