lola

Carrilleras de ternera en salsa de pimientos con ciruelas {para mi las mejores}

No sé si os ha pasado a vosotros pero yo, a menudo, me llevo una gran decepción cuando como fuera de casa. Normalmente casi siempre acabo pensando que el plato en cuestión me gusta más como lo preparo yo, o que aquello tampoco es para tanto. Y claro, cuando uno paga por algo y no encuentra la satisfacción que busca es inevitable cierto desencanto. Algo, por supuesto, que sólo nos sucede a quienes disfrutamos con la comida. El resto, los que simplemente se alimentan, se limitan a mirarnos como si fuéramos extraterrestres venidos de un planeta rarísimo. Lo bueno es que por ese mismo motivo, cuando uno encuentra algo que le agrada de verdad, dada la excepcionalidad de la ocasión, la alegría es muchísimo mayor. Eso mismo me sucedió a mi el fin de semana pasado. Ya os dije que había estado en Málaga. Pues bien, el viernes salimos a cenar por ahí y acabamos en un sitio que fue todo un descubrimiento. Me gustó el aspecto casero que tenía el local así que decidimos entrar. Y ¡qué suerte! Probamos un lomo ibérico adobado con un poquito de pimentón que estaba para quitarse el sombrero. Toda una orgía para el paladar. Yo no cabía en sí de satisfacción así que felicité al dueño del local, vamos que me faltó sólo plantarle dos besos. Y ya puestos felicité también al padre de la criatura que andaba por allí, un señor ya jubilado, muy simpático, que durante años ha regentado un restaurante en pleno centro de Madrid con mucho éxito y que ahora que su hijo acababa de instalarse en Málaga había venido a echarle una mano. La cocina es casera, elaborada con productos de gran calidad y eso se nota, vaya que si se nota. Si vais por Málaga no dudéis en pasaros por allí. Nosotros volvimos al día siguiente y nos deleitamos esta vez con las costillas de cerdo ibérico, de verdad, para chuparse los dedos. El sitio se llama "El Puchero" y creo recordar que está en la calle Maestranza.

Con la receta de hoy me pasó exactamente lo contrario. Siempre que pido carrilleras en un restaurante, sea cual sea la preparación, acabo pensando en que no tienen ni punto de comparación con la receta que yo hago en casa. Las he probado incluso en restaurantes de cierta reputación pero aunque no estén mal yo no puedo evitar compararlas con la receta que os pongo hoy y siempre, siempre, siempre salen mal paradas. Así que, después de probar unas cuantas, he llegado a la conclusión de que, para mi, esta es la mejor manera de preparar unas carrilleras de ternera que te quitan el sentido. Y como suele pasar con todos los guisos, un consejo, prepararlas de víspera, están muchísimo mejor.


INGREDIENTES
4 carrilleras de ternera, 2 cebollas, 75 grs. de mantequilla, 1 cucharada de aceite, un vaso de vino tinto, agua o caldo para cubrir la carne, 16 ciruelas pasas grandes sin hueso, 20 pimientos del piquillo, sal y pimienta

ELABORACIÓN
En primer lugar pondremos las carrilleras en nuestra olla a presión junto con las cebollas enteras, agua abundate hasta casi cubrir, sal y una buena cantidad de pimienta.(unas 20-24 vueltas de molinillo). Cerramos la olla y las dejamos cocer durante unos 45 - 55 minutos que contaremos desde el momento en el que sube la válvula. Una vez pasado el tiempo las sacamos de la olla. En una cazuela grande ponemos un chorrito de aceite y la mantequilla y doramos las carrilleras por ambos lados con cuidado de que la mantequilla no se nos queme. Mientras tanto hacemos nuestra salsa triturando en un robot las ciruelas pasas grandes y los pimientos del piquillo junto con la cantidad necesaria del caldo que hemos obtenido al cocer nuestras carrilleras. Una vez triturada la salsa la reservamos. En la cazuela donde tenemos las carrilleras dorándose añadimos un vaso de vino tinto y dejamos que se evapore el alcohol. Seguidamente incorporamos la salsa que hemos triturado y dejamos cocer todo el conjunto durante 15-20 minutos. Si queremos una vez doradas las carrilleras las podemos sacar de la cazuela, trocearlas y volver a introducirlas otra vez o bien realizar esta operación al final, como más os guste. Espero que os animéis a hacerlas porque están deliciosas, os lo aseguro. Un beso.

8 comentarios:

  1. Me encantan las carrilleras y hace meses que no las cato. Tengo que probarlas con tu receta, yo las hago con una parecida y en casa son un triunfo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Silvia,

    La verdad es que esta receta a mi me encanta y siempre que la hago en casa o a los amigos, es un éxito rotundo. Es sencilla, sólo hay que cogerle el punto a la salsa. Si te decides a hacerla ya me contarás.

    ResponderEliminar
  3. Sacer...yo contigo me parto de risa!!! es que con tus explicaciones es como si te viera en esa bar de Torremolinos...vamos que te digo ya que voy a ir...eso no me lo pierdo ni loca...cuando vaya a Fuengirola, me pego un salto!!! hija, qué buena pinta tienen tus carrilleras...da gusto verlas. Qué color...oscuro oscuro, como a mí me gusta. Ten por seguro que te copio la receta...ahora mismo la imprimo!!!

    Me encanta tu blog!!! eres una artista esplicándote y con la presentación!!!



    Muchos besos guapa!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por tu blog, me ha encantado.
    Tomo nota de estas carrilleras que ¡vaya pinta!
    Un saludo,
    Víctor Muñoz

    ResponderEliminar
  5. HOlaaa Encantada de saludarte!!Me uno a tu blog...PRECIOSO,acabo de conocerte a través de Susita y me quedo un rato más por aquí.
    Un cordial saludo y bienvenida.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Silvia y Victor,

    Me alegro mucho que os guste el blog. Pasad y poneros cómodos, como si estuvieráis en vuestra casa y una sugerencia, animaros a hacer estas carrilleras un día que queráis sorprender a alguien. Le encantarán. Ah, y ya me diréis.

    Silvia,

    Seguro que nos vemos también en el blog de Susi. Me encantan ella y su blog. Es un sol de niña y para mi es un honor tenerla como amiga.

    Por cierto Susi que si leyendo el post me imaginas en el Puchero emocionándome con esas viandas, tenías que haber visto la cara de mi amiga cuando le dije al dueño lo que pensaba de su maravilloso plato que debió pensar que me había vuelto loca de remate. Menos mal que ya está acostumbrada,je,je,je.

    ResponderEliminar
  7. Ahora que he tenido un ratito, he podido entrar en tu blog. Estas carrilleras tienen una pinta estupenda, me las apunto para hacerlas ya.

    Enhorabuena por tu blog y sigue poniendo recetas porque las que has publicado no tienen desperdicio.

    Un Besito, Patricia (compi del curso de cupcakes)

    ResponderEliminar
  8. No se van a quedar sin probarlas, no.
    Besos.

    ResponderEliminar