lola

Cupcakes de plátano y coco

Una vez pasada la fiebre del 14 de febrero, cualquier día es bueno para celebrar que se está enamorado. Porque en realidad, aunque no lo parezca, uno también está enamorado los 364 días restantes, digo yo. En mi opinión el colmo de la celebración de San Valentín es la "tradición" de hacer regalos. Porque, ¿qué valor tiene algo que te regalan por obligación o por costumbre? Los regalos que guardo con más cariño son aquellos que me traen recuerdos de momentos o de personas especiales que han pasado por mi vida. Ninguno me lo han regalado en San Valentín porque la magia del amor es que es algo espontáneo que no entiende de momentos. Hay más amor en una mirada, una sonrisa, unas palabras, un momento compartido... que en mil regalos del Corte Inglés. Y lo mejor es que para amar no hacen falta excusas, cualquier momento es bueno.

Claro que ya puestos, os habéis preguntado alguna vez de donde viene, por ejemplo, la tradición tan extendida de regalar rosas rojas en San Valentín. Pues bien, según parece esta tradición surgió en Inglaterra, durante los siglos XVIII y XIX, cuando debido a lo estricto de los códigos morales victorianos, cualquier tipo de comunicación verbal o escrita de las emociones y sentimientos era no sólo mal vista, sino totalmente prohibida.

Por esta razón, entre los enamorados de la época surgió la necesidad de buscar otro medio para comunicar sus mensajes de amor, pasión o admiración y las flores fueron las elegidas. Pronto las rosas se convirtieron en el lenguaje universal utilizado por los enamorados para expresar sus sentimientos, de manera sutil y discreta.

No en vano la rosa roja era ya reconocida desde tiempos inmemoriales, como uno de los símbolos universales del amor. Los griegos, por ejemplo, asociaban a esta flor con Afrodita, diosa del amor y la belleza. Los romanos consagraban las rosas rojas a su propia diosa del amor, Venus. Más tarde, la mismísima Cleopatra utilizaría decenas de ellas para tapizar su alcoba cada vez que esperaba tener un encuentro con su amado Marco Antonio.



Pues bien, a pesar de todo, rosas es lo que yo quería haber hecho este fin de semana. Después de volver de Málaga tenía muchísimas ganas de experimentar con la técnica de la pasta de goma que aprendimos en el curso, probar otra vez con las rosas y alguna cosita más. Pero cuando fui a echar mano de los ingredientes, ¡horror!, la glucosa había sesaparecido así que como aquí es imposible comprarla, tuve que improvisar algo sencillito para cumplir con un encargo que me habían hecho. Menos mal que en el super encontré estos corazoncitos para darle un poco de alegría a los cupcakes. Y ya que no podía hacer mucho más les hice tmabién un traje de gala. Al final han quedado hasta bonitos.



Para elaborarlos en esta ocasión utilicé una receta de Muffins de plátano y coco pero ya os he dicho con anterioridad que podéis usar cualquier receta de madalena o bizcocho que os guste aunque siempre quedarán mucho mejor si el pastelito está jugoso.



Para decorarlos utilicé una crema de Mascarpone que está buenísima. Yo le puse 200 grs. de queso Mascarpone, 50 grs. de nada montada y 6 cucharaditas de azúcar glass. Pero si queréis podéis ponerle hasta 100 grs. de nata montada y os quedará más suave. Por el contrario, si decidís suprimir la nata la crema quedará con más consistencia y de sabor más marcado. La decisión es vuestra.


La verdad es que me emocioné tanto viendo como con algo tan sencillo quedaban tan bonitos que les hices unas cuantas fotos a mis niños. Y aquí os las he puesto para que os animéis vosotros también.

10 comentarios:

  1. Mi marido piensa como tú, el amor se demuestra día a día, no por obligación en san valentín!!! Mira que quedan bonitas las cupcakes!!! A mí si me gustan con mascarpone pero mis peques las odian, así que sólo con nata. Yo me las como con todo,jaja. Unas fotos muy bonitas!!!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Te han quedado preciosas las cupcakes y de sabor seguro que tambièn están buenas, te felicito, y ya te has dado prisa eh?
    Muchos besitos guapa.

    ResponderEliminar
  3. Sacer... estoy bizca con esos cupcakes...qué bonitos. Me encanta la presentación...ese toque rosa de los adornos ha quedado perfecto!!! Y esos trajes????? son una chulada!!!! de dónde son???? por favor!!! se me están antojando!!!!!!!!!!! la crema de mascarpone tiene que estar riquísima!!!!
    Una delicia.

    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  4. Preciosos, perfectos, apetitosos...
    ¿Se puede pedir más?
    Buen provecho!

    ResponderEliminar
  5. Chicas,

    Me alegro de que os gusten. La verdad es que yo misma me sorprendí de que algo tan sencillo puediera ser tan resultón.

    ResponderEliminar
  6. Ah, los trajecitos los hice yo recortando una cartulina blanca a la que le pegué después el papel blanco con relieve que sino sólo era algo transparente. La parte de atrás va pegada.

    ResponderEliminar
  7. que bonitos !!! no conocía tu blog y me ha encantado, me dejas que siga cotilleandote??.

    un beso.

    ResponderEliminar
  8. qué blog tan bonito, qué fotos, qué presentación!!! nena, tu tienes mucho futuro... ta animo a seguir con este proyecto, te lo digo egoístamente para disfrutarte más :))

    ResponderEliminar
  9. Toñi, Nikë Samo,

    Gracias por pasaros por aquí. Me alegro mucho de que os guste. Espero ir poniendo más cositas poco a poco. Hoy ya estoy como loca pensando en lo pròximo que voy a hacer. Hoy he recibido varias cosas que estaba esperando y ya estoy impaciente por ponerme manos a la obra. No os cuento más....

    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Es una delicia seme hace agua la boca.mmmmm te felicito ....gracias por compartir. besos de Doris

    ResponderEliminar