lola

Albóndigas de bonito


Parece que la ola de calor que hemos sufrido en estos últimos días comienza por fin a remitir, síntoma inconfundible de que el verano parece estar llegando a su ocaso, al menos en lo que a las vacaciones de la mayoría se refiere. Sin embargo aún no es demasiado tarde para disfrutar de uno de los protagonistas indiscutibles de las mesas estivales, el bonito. Hay mil formas de prepararlo y todas están deliciosas pero esta que os traigo hoy creo que es de esas recetas que gustan a todo el mundo, incluso a los más pequeños de la casa así que merece la pena hincarles el diente. Además podéis preparar una buena ración y hacer paquetitos para congelar y disfrutar de su sabor durante todo el año. La receta de hoy es una adaptación de las albóndigas de bonito de Las Recetas de Mamá. Si no las habéis probado todavía os invito a que las hagáis, están deliciosas.




INGREDIENTES

1 Kg. de bonito, 200 gr. de jamón serrano, 3 dientes de ajo, 6 rebanadas de pan de molde, leche, perejil fresco picado, 1 huevo cocido y 2 huevos más crudos, 1 bote grande de tomates enteros, 2 cebollas medianas, 8 pimientos del piquillo, 1 vasito de vino blanco, harina (opcional), sal y aceite.




ELABORACIÓN
En primer lugar tenemos que limpiar nuestro bonito, quitarle las espinas y la piel y picarlo finamente a mano, con cuchillo, ya que si lo hiciéramos con una máquina trituradora obtendríamos un puré y no es eso lo que queremos. Quitamos las partes más oscuras pues amargan un poco y hacemos pequeños daditos. Cuando lo tengamos listo lo pasamos a un bol grande. Seguidamente quitamos la corteza a nuestras rebanadas de pan de molde y las ponemos en un plato con algo de leche para que se empapen bien. Mientras tanto picamos finamente el jamón serrano, el huevo cocido, los tres dientes de ajo y el perejil y se lo añadimos al bonito. Para entonoces las rebanadas de pan de molde ya habrán empapado bien la leche. Las escurrimos y desmenuzamos sobre nuestro relleno al que añadiremos también dos huevos crudos. Salpimentamos y mezclamos todo bien. Si queremos podemos guardar la preparación en el frigorífico de un día para otro antes de formas nuestras albóndigas, de ese modo los sabores se amalgamarán mucho mejor. Cuando vayamos a darles forma nos mojaremos las manos con algo de agua o mejor aun con el vino que vayamos a utilizar para la salsa, de este modo evitamos tener que usar harina y nos facilita mucho la labor ya que no se nos pega el picadillo en las manos y resulta más fácil de manejar.
Para hacer la salsa picamos finalmente la cebolla y ponemos a pochar en una cazuela con algo de aceite. Salamos y dejamos al fuego unos minutos hasta que veamos que empieza a caer un poco. Mientras tanto vamos picando los pimientos del piquillo en trozos pequeños y los incorporamos a continuación, rehogamos un minuto. Abrimos nuestra lata de tomate y sacamos los tomates enteros para añadirlos a la cazuela. Nos ayudaremos de un cuchillo para trocearlos una vez dentro del puchero. Salamos y añadimos una cucharadita de azúcar. Seguidamente incorporamos el vino y dejamos cocer el conjunto durante 15 minutos o hasta que el lìquido se haya evaporado considerablemente. Si lo queremos en este momento se puede pasar la salsa. Yo esta vez la dejé tal cual.
Una vez formadas las albóndigas las freímos para sellarlas y que cojan algo de color. No las tendremos en el fuego demasiado tiempo porque en realidad donde queremos que se hagan es en la salsa. Conforme las vayamos friendo las dejaremos sobre un papel absorvente para evitar el exceso de aceite. Cuando las tengamos todas las pasaremos a la cazuela donde tenemos la salsa y llevaremos nuevamente al fuego dejando hervir el conjunto durante 10 ó 15 minutos (dependerá del tamaño de nuestras albóngidas). Si queremos mientras tanto podemos freír unas patatitas para acompañar.
Si las quisiéramos congelar en vez de 10 ó 15 minutos mejor las dejaríamos hervir con la salsa sólo 5 ó 10 así cuando las descongelemos sólo tendremos que darles otros 5 minutos de hervor y estarán perfectas para servir. Si las hiciéramos más después se nos quedarían demasiado secas. Con esta salsita están deliciosas pero os doy más ideas por si queréis probar.
Podemos hacerles una salsita rehogando algo de harina en una sartén junto con unos ajitos, como si fuéramos a hacer una bechamel sólo que en vez de ponerle leche le añadimos algo de fumet de pescado y vino blanco. Esta preparación se llama velouté.
Podemos darle otro color y sabor a la velouté si incorporamos también unas cucharaditas de puré de tomate. Si os gusta otra opción es añadir almendras a la salsa.

31 comentarios:

  1. Las albóndigas deben estar muy buenas, pero es que la salsa con piquillos no se queda atrás, todo para chuparse los dedos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Rico, rico. Me encantan las albóndigas de pescado, es una de las maneras que tengo de camuflar ciertos pescados para poder comerlos.

    Bicos

    ResponderEliminar
  3. me encantan tus fotografías, la forma en que preparás el plato, los colores, la luz... además de una estética bien lograda se me abre el apetito, mondieu!
    voy abriendo un vinito blanco para comer tus albóndigas. ;)

    ResponderEliminar
  4. Buenisimas estas albondigas, a mí es que me gustan de todo tipo. Y estas se ven estupendas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de que os gusten las albóndigas. La verdad es que así les gustan hasta a los niños.

    Un besito,

    Sacer

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la salsa, para estas albóndigas, o para el bonito en tacos. Buenísimo

    ResponderEliminar
  7. Adoooro las albóndigas de pescado, pero nunca las preparé con atún, siempre las hice con pescado blanco.

    La próxima caen como estas, en casa el atún y el bonito gustan mucho y seguro que así deben estar deliciosas.

    Muchas gracias por la receta y por tu visita a Pan y Varios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Sacer, yo también he puesto la receta de albóndigas de bonito en el blog hace poco, las hago de otra forma y quedan muy ricas. Estas tuyas con la salsa de piquillo también tienen que estar deliciosas. La salsa de piquillo me gusta mucho, la próxima vez haré unas así para cambiar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Deben estar fantásticas estas albóndigas y la salsita es el complemento perfecto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Ay! no sé si saldrá este comentario, porque el otro día estuve por aquí y no conseguí que saliera en la entrada anterior. A ver, pruebo...

    ResponderEliminar
  11. Me encantan estas albóndigas!!!!! Hoy nos hemos complementado y hemos sacado recetas con bonito, tú, con atún listado yo.
    Ya ves tú, no he hecho albóndigas de bonito ni de atún, así que ya me has dado otra idea.
    Me gusta la incorporación del jamón... jejejeje
    Un beosteeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  12. oye, pues nunca habia probado a hacerlas de bonito... muy buena la propuesta Sacer. Yo estoy deseando de que se acabe este calor ya cansa ...pero las vacaiones no! ;-))) besosssss

    ResponderEliminar
  13. Las albóndigas riquísimas y la salsa de pimientos espectacular, una mezcla perfecta!! se puede mojar pan???
    Bsoos

    ResponderEliminar
  14. Hola bonita...Mil gracias antes que nada por tu hermoso mail. Yo también te tengo presente.
    Ya me copie las recetas albóndigas y salsa... Un espectáculo.

    Besotes

    ResponderEliminar
  15. Esto tiene que estar buenísimo. Yo las hago pocas veces, es que a mi suegra le salen tan ricas (las de carne) que hace de más y me traigo un tapper. Pero de bonito, ummmm esto hay que probarlo. Biquiños

    ResponderEliminar
  16. Que ricas albondigas. Me imagino que bonito es un pescado, lo probaré con un pescado blando de nuestras costas ya que me encanto que llevara jamón.
    cariños

    ResponderEliminar
  17. Hola guapisima!. Ya ando de nuevo por aqui, y ya ando de nuevo copiteando recetas jajajaja. Esta tuya me la apunto, no solo porque se vean riquisimas y tengan una pintaza increible, es que nunca las he hecho de bonito y como que me han apetecido al verlas, hija.

    Besines :)

    ResponderEliminar
  18. gracias por pasarte por pasarte por el blog, pero tampoco creas que tengo un huerta en condiciones, jejej, qué va, sólo un par de macetas, jejejej, pero bueno, parece que van dando sus frutos, ejjejejejje......estas albóndigas tienen muy buena pinta, y nunca las he tomado de atún, así que no te estrañe, que dentro de nada pruebe la receta.

    besos

    ResponderEliminar
  19. Buahhh qué delicia tanto las albóndigas como la salsa! pero con esa cantidad cuantas salen???
    Riquísimo el plato y las fotos también.
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Te he conocido por casualidad y madre mía! estas albóndigas seguro que están buenísimas. Me quedo echando un vistazo a tu cocina y me uno a tus seguidores, un saludo! :)

    ResponderEliminar
  21. Qué plato tan delicioso...
    Y con esa salsita, y esas patatitas... En fin, me voy, que tengo que trabajar y me está entrando un hambre tremenda, jajaja...
    Besotes.

    ResponderEliminar
  22. Gracias a todos por pasaros por aquí. Besos.

    ResponderEliminar
  23. INMACULADA (ADI),

    Yo también he probado las albóndigas de pescado blanco pero estas son realmente diferentes. Merece la pena probarlas.

    Besos,

    ResponderEliminar
  24. CLAUDIA,

    El bonito o atún es un pescado azul, no sé si vosotros tenéis a mano algo parecido en cuanto a sabor.

    Por cierto que he leído por ahí que alguien las hace también con latas de bonito en aceite, por si alguien quiere probar.

    Un besito,

    ResponderEliminar
  25. WADA,

    Cachis, no conté cuantas me salieron pero la verdad es que fueron bastantes. Yo creo que unas 30-45, depende del tamaño. Las mías eran muy generosas.

    Besos,

    ResponderEliminar
  26. Que maravilla, me quedo a comer. yo llevo el vino, un beso.

    ResponderEliminar
  27. Nunca he probado las albondigas así y me parece que con las explicaciones y maneras de cocinarlas que has dado me tienen que gustar, las probaré, un besote grande.

    ResponderEliminar
  28. Suelo hacerlas de pescado blanco y evidentemente no es lo mismo. Me ha gustado mucho esta receta, salsa con pimientos incluida.
    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Se queda en mis favoritos,para despes de la dieta,me requetegusta el bonito y así tal cual las explicas,no voy a perderme este plato,a mí particularmente las de carne no me gustan nada,ni las mías como,pero así,me llanan la atención..


    Besos ;))

    ResponderEliminar
  30. Me encantan las albóndigas, creo que son muy versátiles y éstas de pescado están de lujo.

    Besos!
    Ana de: 5 sentidos en la cocina

    ResponderEliminar
  31. Que albóndigas tan originales!me gustan mucho, pronto las incorporare a mi recetario".
    Muchas gracias por pasarte por mi blog, así he conocido el tuyo, y nada más llegar, ya me ha encantado la frase del comienzo y esta cancioncita. Ya cuentas con una seguidora más. Un saludo.

    ResponderEliminar