lola

Albóndigas toscanas (con setas y queso pecorino) y una visita muy especial


Bueno, ya estoy de vuelta otra vez así que Feliz Año Nuevo y muchas gracias a todos los que estos días os habéis pasado por aquí para desearme Feliz Navidad. Espero que hayáis disfrutado mucho de las fiestas y que los Reyes hayan sido muy generosos con vosotros. Y a los que os hayan traido carbón, ya sabéis, a portaros mejor en 2011 (je,je,je).

No sé vosotros pero a mi estos días se me han pasado volando, bueno en general todo el mes de diciembre. Supongo que será porque he estado bastante liada. Y entre todas las cosas que he hecho estas Navidades hay una que quería compartir con vosotros. Se trata de una visita muy especial. Desde que descubrí el blog de Pandora siempre he disfrutado mucho leyendo todo lo que publica. Si hay alguien que todavía no lo conoce (lo dudo), no podéis dejar de visitarla porque no sólo es una excelente cocinera sino también una persona extraordinaria, pinchad aquí. Desde el principio yo sentía que había una sintonía especial entre nosotras, algo casi mágico que pasa a veces con algunas personas. Con frecuencia, cuando la leo, no puedo evitar dibujar una sonrisa de complicidad, porque parece que me estuviera leyendo el pensamiento. Y eso fue precisamente lo que pasó. Después de que lleváramos un tiempo intercambiándonos correos, contándonos muchas cosas y descubriendo todo lo que teníamos en común un día recibo un email suyo en el que me cuenta que su marido Jose es de Vitoria y que todos los años en Navidad se acercan para pasar unos días con su familia ya que ellos viven en Cádiz. Enseguida se me encendió una lucecita. Logroño y Vitoria están cerca, pensé, así que me encantaría acercarme un día para tomar un café. Y se me revolucionó la adrenalina como si fuera una adolescente a la que le dicen que va a conocer a George Clooney. Claro que entonces una vocecita interior me tranquilizó: Susana, calma, que sólo vienen unos días para disfrutar de su familia y de los amigos a los que durante el resto del año no pueden ver así que no creo que tengan tiempo para nada más. Tal vez en otra ocasión. Pero entonces para mi sorpresa, al seguir leyendo el correo, Pandora me decía que ya que ella no conocía Logroño y que estaba cerca de Vitoria, podía acercarse una mañana y así quedábamos y nos tomábamos un café. No podía parar de reírme. Otra vez me había leído el pensamiento. Estaba como loca de contenta porque me hacía muchísima ilusión y se lo agradecía de mil amores porque venir a pasar pocos días con la familia y guardar uno para venirse a hacerme una visita a mi, menudo detallazo. A los que seguís su blog, seguro que ya os suena la historia porque ella ya os lo había contado aquí. Pasó el tiempo y por fin llegó el día y nos encontramos al mediodía en pleno centro de Logroño, en el Espolón. Nada más verlos a lo lejos enseguida supe que eran ellos. Y fue exactamente como me lo imaginaba. Parecía que nos conociéramos de toda la vida, no parábamos de hablar, por los codos. Qué os puedo decir de Elvira y Jose para no quedarme corta. Son simplemente estupendos, gente extraordinaria. Vamos que fue un placer.

Pandora tuvo el detallazo de regalarme una caja de galletitas que había hecho ella misma y que estaban deliciosas. No me dio tiempo de hacerles ninguna foto porque no pude resistir la tentación y ya las iba probando camino de casa pero podéis verlas en su blog. Además estaban tan bien presentadas en su cajita metálica (monísima) y con su papel de seda. Se notaba que las había hecho con mucho mimo, como todo lo que ella hace. Y junto con las galletas había también un tarrito de mermelada de manzana casera que es una auténtica delicia. Como me dijo Pandora, sabía a tarta de manzana, exquisita, digna de estar en los mejores establecimientos Gourmet. Lo cierto es que nunca había probado una mermelada tan rica y en casa todos fueron de la misma opinión. No sabéis como estaba en una tostada sobre un lecho de queso mascarpone. Ummmmm...... Gracias Elvi, no te imaginas como la disfruté. Todavía me estoy relamiendo.

Bueno, el caso es que como llegaron al mediodía nos fuimos de tapas por la famosísima calle Laurel, conocida también como la Senda de los Elefantes, por las trompas que se pillan algunos. Situada en el casco antiguo de la ciudad, es la zona de chiquiteo por excelencia. En a penas 200 metros se concentran más de 50 establecimientos entre bares y restaurantes. Y a diferencia de lo que sucede en otros lugares cada bar está especializado en un tipo de pincho. Algunos, como El Soriano, se permiten el lujo de trabajar un sólo producto y tener siempre la barra llena, no en vano son uno de los bares con más solera. Vamos que nadie que pase por la Laurel se puede ir de allí sin probar su pincho de champis con gambas. Absolutamente recomendable. Delicioso diría yo. Así que claro, cómo no los iba a llevar allí. Y nada mejor para acompañar un buen pincho que un crianza de la tierra y para los que (como yo) no les guste el vino, pues un buen mosto que está igual de rico. Después de tapear en varios sitios acabamos en La Gota de Vino, donde degustamos su delicioso "Zorropito" con ese alioli que le da el sabor tan característico. Y allí que nos plantamos en una mesa hasta que nos dieron las tantas cotorreando sin parar. Para cuando quisimos darnos cuenta ya eran las cinco. La verdad es que estábamos tan a gusto que yo ni caí en que sólo nos habíamos tomado tres pinchos. Vamos que de la emoción casi los dejo sin comer, pobres. Luego volvimos al Espolón para merendar en la pastelería Viena, la más chic de la ciudad. Y para rematar la tarde nos fuimos a ver tiendas con cositas de cocina. Y claro, no podían irse sin que los llevara a la tienda de Genieve Lethu. Ya os he hablado de ella en otro post, aquí. A Elvi le encantó. Yo como siempre me lo hubiera llevado todo. La verdad es que el día se me pasó volando. Cuando quisimos darnos cuenta ya eran casi las ocho. Fue un día genial. Espero que ellos disfrutaran tanto como yo. Chicos, gracias por venir. Sois estupendos. Besos.

Bueno, ahora toca volver a la rutina así que para empezar el año algo sencillito, después de las complicaciones navideñas. Un plato de los de toda la vida aunque con un toque diferente. Es curioso porque las albóndigas son uno de esos universales de la cocina que están presentes en todas las culturas gastronómicas. Cada región (cada casa diría yo) tiene su propia versión. Resulta sorprendente cómo algo tan sencillo presenta tan amplia variedad gracias a la incorporación de distintos ingredientes y de especias que hacen que adquieran una u otra personalidad. Las que os traigo hoy si por algo destacan es por su jugosidad. Resultan muy, muy esponjosas. Nada que ver con esas bolas de carne apelmazada que nos encontramos a veces. La receta pertene a uno de los libros que me trajeron los Reyes "Cocina italiana. Recetas fáciles para disfrutar de una comida italiana." de Maxime Clark. El libro está genial y trae un montón de fotos. Hombre, no es como los libros de mi queridísima Tessa Kirós pero está muy bien.



En la propia Toscana hay varias versiones de este plato. El añadido de patata y miga de pan es típico del sentido toscano del ahorro. Algunas propuestas pasan las albóndias por harina o por polenta antes de ponerlas a freír. Si utilizamos más cantidad de patata eso ayuda a crear una película exterior crujiente que mantiene la forma del interior más cremoso. Yo no las hice así y me quedaron bien aunque resultan más quebradizas.

INGREDIENTES

100-150 grs. de boletus o en su defecto cualquier otra seta, 500 grs. de carne de ternera picada, 2 dientes de ajo, 150-300 grs. de puré de patata o arroz hervido, 9 cucharadas soperas de queso pecorino recién rallado o en su defecto queso idiazábal ahumado o parmesano, 4 cucharadas soperas de perejil picado y otra más para espolvorear por encima al servir, 100 grs. de miga de pan del día anterior, la cantidad de leche necesaria para empapar el pan, 1 huevo batido y una yema, sal y pimienta.

Para la salsa de tomate vamos a necesitar: cucharadas soperas de aceite de oliva, 2 cebollas pequeñas picadas, finas, 2 latas de tomate triturado de 4oo grs, 4 cucharadas soperas de albahaca picada fina.



En primer lugar tenemos que lavar bien las setas y trocearlas en cubitos pequeños. En una sartén con un diente de ajo entero, a fuego fuerte y con muy poquito aceite ponemos las setas a rehogar durante unos minutos. Seguidamente las sacamos y dejamos que se enfríen. Mientras ponemos las patatas a cocer en agua fría. Cuando empiecen a hervir dejamos durante 20-25 minutos dependiendo del tamaño. Debemos pincharlas de vez en cuando con la punta de un cuchillo para comprobar cuando están hechas. En ese momento las retiramos del fuego y las sacamos para que se enfríen. Una vez estén tibias las pelamos y con ayuda de un tenedor las machacamos al tiempo que salamos y le añadimos un chorrito de aceite de oliva. Seguidamente las ponemos en un cuenco grande con la carne picada, el queso pecorino, las setas, el perejil y el ajo picado bien, bien finito (mejor hacerlo con el triturador de ajos). Mezclamos todo bien. Empapamos el pan en la leche para que se humedezca y lo dejamos durante unos segundos. A continuación escurrimos para que no choree y lo añadimos a la mezcla junto con un huevo crudo (entero) y la yema de otro. Sazonamos con la y pimienta y mezclamos bien. Lo ideal es dejarlo en la nevera de un día para otro para que se amalgamen los sabores pero sino con un par de horas puede ser suficiente.

Para la salsa de tomate calentamos el aceite de oliva en una sartén. Añadimos la cebolla bien picadita y la rehogamos durante 5-10 minutos, hasta que se alande. Seguidamente incorporamos el tomate. Dejamos cocer a fuego medio durante 30 minutos removiendo de vez en cuando. En el último minuto añadimos las hojas de albahaca.

Al día siguiente sólo tenemos que hacer unas bolitas con la mezcla de carne y freílas en la sartén por tandas, unos 2 minutos por cada cara, hasta que estén hechas y de color marrón dorado. A continuación las pasamos a la cazuela donde tenemos la salsa de tomate y rehogamos todo junto unos 5 minutos, hasta que comience a hervir. Espolvoreamos con perejil picado y servimos.

NOTA. - Yo las hice con 300 grs de puré de patata y quedaron muy cremosas y más suaves de sabor. Si las queréis más contundentes añadirle menos cantidad de patata.

39 comentarios:

  1. Una ricura! Las fotos divinas. Nada más se necesita un trozo de un buen pan y sas me lo como todo!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que fuera bien el encuentro, con tanto entusiasmo como lo transmites ahora mismo le hago una visita!:D
    Estas albóndigas tienen una pinta estupenda y eso que a mi la carne... Las voy a probar seguro!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me habría encantado estar con vosotras!!!! joooooo y menudo lote de tapas!! ya os vale no? je je je y con postre y merienda y de tooooooo...
    Tu plato me encanta. La verdad es que todo lo que venga de la Toscana me fascina: paisajes, ciudades, astronomía, ¡todo! Apunto la receta, por supuesto.

    Y me encanta la música....

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, no se que decir, me has dejado sin palabras!!!!
    Bueno, si que se.
    Decirte que para nosotros también fué una visita muy especial, y que la sintonía que yo también he sentido desde el principio contigo, se ha multiplicado por mil desde que nos conocemos personalmente.
    Fué un día increible, que espero se repita muchas veces, tanto en Logroño o Vitoria como en Cádiz.Lo pasé fenomenal, en serio, y Jose también.
    Como tu dijiste en ese precioso libro que me regalaste, "el comienzo de una bonita amistad".
    Y vamos, sobre Logroño, tu ciudad no opino, ya hablaré de ella en el post que pienso poner pronto, porque me ha dejado totalmente fascinada.
    Y ya por último, no puedo terminar el comentario sin hablar de tus albóndigas. Vaya tela, tienen una pinta estupenda, así que no tardaré en hacerlas, que siendo de mi Toscana querida, tienen que estar buenas seguro.
    Besotes gordos, guapa, y muchas muchísimas gracias por un post tan amable y cariñoso.

    ResponderEliminar
  5. Probaré las albóndigas para intentar sentir la sensación de la Toscana cerca.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Un encuentro lleno de magia, qué lindo que nos lo compartas. Ahora me voy a ver cómo hago esas albóndigas que se ven espectaculares, y a visitar a Pandora, que yo no la conozco! besitos

    ResponderEliminar
  7. Sacerrrrrrr!!!! FELIZZZZ AÑOOOOO!!!

    me alegra verte de veueltaaaa!!!!!

    y vuelves a lo grande eh!!! con unas albóndigas que quitan el sexto sentíooooo!!! que ricasssss!!!

    y que bueno lo de Pandora!!! es genial eso de conocer en persona a alguien con quien llevas hablando un montón de tiempo! y más cuando es alguien con quien has conectado desde un principio!!! yo también tuve mi primer encuentro in person! jejeje!!! y genial también!!

    bueno Sacer!!! que me alegro que ya estés de nuevo por aquí!!! ahora vamos a dar guerra!!! jejejee


    ;-)

    ResponderEliminar
  8. Que delicia de plato, muy originales estas albóndigas con el puré de patata, ya me imagino lo suaves que resultan.

    Bicos

    ResponderEliminar
  9. Unas albóndigas muy originales y ricas.
    Qué bonito el encuentro con Pandora, es una alegría conocer a una persona con la que comentas a menudo y que tan bien sintonizas, pero el tiempo se pasa volando, seguro que tendréis más oportunidades.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Que buenas Sacer! Estas las pruebo en cuanto pueda, me encantan sus ingredientes, son diferentes a las que he comido siempre.
    Es estupendo conectar así con la gente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡feliz año con retraso a tí también! ¡qué emocionante conocer a Pandora ! Seguro que es un encanto, tú, desde luego que lo eres, doy fe.
    Me apunto esta receta porque me ha encantado ¡me la pongo en favoritos!
    besos

    ResponderEliminar
  12. ... primero te dejo el comentario y luego me voy a pasar por el blog de Pandora... que bien ese encuentro... hablas de ella, de la complicidad juntas ... amistades así no hay muchas... tus albóndigas dicen comemé una detrás de otra y sin parar!! que ricas!! besotes de la Vaca!!

    ResponderEliminar
  13. Por donde empiezo???...bueno, que me alegro de verte de nuevo y de saber que has tenido un encuentro tan lindo con Pandora-Elvira. Es una suerte poder encontarte con un compañero bloguero al que aprecias tanto..yo aún no he podido hacerlo..cosas de la distáncia, pero algún dúa lo lograré!!!
    Tu receta me gusta muuucho, bueno, en realidad todo tu blog me gusta muuuucho y no creas que me olvido de los libros de Tessa. pero tras las navidades tengo que ahorrar un poco que he tenido muchos gastos en caprichitos !!!!
    Bueno, que sigas bien y mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  14. Hola! acabo de llegar a tu blog, y con tu permiso me quedo a las puertas de ser tu seguidora nº 200!!!! jajajajajaj, por uno! un beso y feliz vuelta a la normalidad! besos

    ResponderEliminar
  15. Las fotos estupendas y la receta ya ni te cuento.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me alegra mucho esa sintonía con Pandora. A mí también me pasa que, sin conocer a una persona, siento que hay algo que nos engancha de alguna manera. Son cosas normales... Escirbiendo también desatamos parte de nuestra alma, verdad?
    Por cierto, unas albóndigas con setas... jejejejeje. Ya se me hace agua la boca!
    Un besote

    ResponderEliminar
  17. Pero que apetecible se ven estas albondigas madre mia!!!! dan ganas de hincarle el diente ya!
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Un paseo para recordar...las toscana...parece que me estoy viendo allí con este plato!!No tengo palabras: Mamma mia!! :P

    TIene muy buena pinta y el sabor tiene que ser estupendo!!Muy bueno, si señora!

    ResponderEliminar
  19. Feliz año guapa, aunque sea con retraso!!! que rica receta nos muestras con pecorino, me encanta!!!!!! un besito

    ResponderEliminar
  20. Una receta de albóndigas muy especial y rica y una entrada entretenida, felicitaciones!

    ResponderEliminar
  21. SUSI,

    Pues ya sabes... Veniros a hacerme una visita, ahora cuando empiece el buen tiempo. Yo tengo ganas de que nos veamos otra vez.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Me alegro mucho de que disfrutaseis las dos.

    Las albondigas divinas.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Un color impresionante tienen estas albóndigas! seguro que estan divinas!!
    Muchos Besoss

    ResponderEliminar
  24. Mmmmmmmm sencillamente delcioso plato!! apuntado queda!!

    ResponderEliminar
  25. Me alegro un montón que esta recetita os sirva para pegaros un viajecito a la Toscana (y gratis que en estos tiempos siempre es de agradecer). Es un placer viajar con el paladar y la imaginación.

    ResponderEliminar
  26. Juana,

    No te preocupes por los libros de Tessa que van a seguir estando ahí. Entre tanto no te preocupes porque tengo muchas recetas preparadas para poneros los dientes largos (je,je,je).

    Un besito,

    Sacer

    ResponderEliminar
  27. las albondigas se ven super ricas. Y me alegro mucho de tu visita. Bss

    ResponderEliminar
  28. HOla sacer, muchas gracias por tu comentario, me ha encantado!!!

    Y no lo dudes, pruébalo con miel (pero como lo digo, hilada, sin que caiga mucha cantidad: riquísimo!!)

    BESICOS!!

    ResponderEliminar
  29. Que ricas albóndigas!!. Nunca las he hecho con pecorino y es un queso que me encanta, bienvenida al 2.011. Un beso

    ResponderEliminar
  30. Con esos ingredientes y una cocinera como tú , la receta tiene el éxito asegurado.

    ResponderEliminar
  31. Qué guay la quedada :):)!! a mi tb se me pasaron volando las navidades jeje

    Esas albóndigas tienen una pinta deliciosa, como todo lo que haces, que ricas!!

    Ahh y la propuesta sigue en pie jiji

    Un besote wapa

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias por visitar mi dulce hogar, me encanta tu blog!! ;) creo que me pasare a menudo por aquí si me lo permites.
    Las albondigas tienen que estar riquisimas. Espero que nos sigamos hablando y que me visites siempre que quieras.

    ResponderEliminar
  33. Hola, acabo de descubrir tu blog por casualidad, y qué descubrimiento!! Ya me tienes como seguidora, ya tienes 205!! Qué barbaridad!! un beso, y te iré visitando. Paula (bontiberi.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  34. qué buenísima pinta por favor!!!! me encantan tus fotos.... lo dicen absolutamente todo!!!! se ven deliciosas esas albóndigas.... quierooooooooooooooooooooooooooooooooo

    me alegro que os haya salido bien el "encuentro"... mola!!
    mil besos reina!!

    ResponderEliminar
  35. LORETO,

    No me lo digas dos veces que yo enseguida me lío la manta a la cabeza y me voy donde haga falta. Sería emocionante, ¿verdad? (je,je,je).

    ResponderEliminar
  36. Hola RAQUEL,

    Estás en tu casa así que, ya sabes, vuelve cuando quieras y pasa hasta la cocina (je,je,je). Me alegro mucho de que te guste el blog.

    Un besito,

    Sacer

    ResponderEliminar
  37. Hola Paula,

    Bienvenida y muchísimas gracias por dejarme un comentario. Hace muchísima ilusión. Te digo como a Raquel. Estás en tu casa así que vente cuando quieras. Será un placer.

    Un besito,

    Sacer

    ResponderEliminar
  38. Me gusta mucho esta receta, me la apunto. Me quedo de seguidora tuya. Un saludo.

    (www.lalunaendulce.com)

    ResponderEliminar