lola

Deliciosas berenjenas con jarría

Hoy os traigo una receta que seguro os va a encantar. En realidad son dos por el precio de una ya que el acompañamiento de estas berenjenas es un plato en si mismo pues la jarria es una deliciosa variante del salmorejo típica de La puebla de Cazalla, un pueblecito de la provincia de Sevilla.

Veréis, siempre que voy de viaje a algún sitio procuro buscar libros de cocina que recojan las recetas de la gente del lugar, lo que habitualmente se come en las casas. No siempre es fácil encontrar pequeños tesoros gastronómicos, que se lo digan a mi amiga Mari Carmen que la vuelvo loca cuando vamos a algún sitio juntas. La de vueltas que le hice dar en Córdoba una vez hasta que encontré lo que estaba buscando. Y eso que en Andalucía resulta fácil porque las distintas Diputaciones Provinciales tienen editados libros con recetas regionales de cocina casera, muy, muy interesantes. La jarria que os presento hoy está inspirada precisamente en uno de esos libros, en concreto el de cocina sevillana aunque como acompañamiento de estas berenjenas, la receta aparece en el libro 120 Tapas sevillanas de ayer y hoy de la mano de la Taberna Berrocal, así que si os pilla cerca podéis pasaros por allí a probarlas, están deliciosas. Sobra decir que podéis preparar la jarria sin necesidad de hacer las berenjenas, ya que por si sola es un manjar. La verdad es que en casa ha sido todo un éxito. Ya me han pedido que haga más así que animaros vosotros también y ya me contaréis.


INGREDIENTES para la JARRIA

1,250 Kg. de tomates rojos y bastante maduros, 2 pimientos verdes de cristal de tamaño medio, 3-4 dientes de ajo grandes (dependiendo de si os gusta más o menos fuerte), medio vaso de vino de aceite de oliva virgen extra (yo prefiero hojiblanca), un chorrito de vinagre de Jerez, un buen vaso de agua fría (o la que necesite), sal, 20 vueltas de pimienta y unos 250 grs. de pan duro.

Como os podéis imaginar no he seguido al pie de la letra ninguna de las dos recetas sino que, como siempre, he elaborado mi propia versión. Antes os decía que la Jarría es una especie de Salmorejo. La verdad es que los dos me encantan pero creo que si tengo que elegir me quedo con la Jarría y os digo por qué: He estado en  Córdoba unas cuantas veces y allí he probado el salmorejo en los sitios más conocidos (El Caballo Rojo, Casa Pepe, El Churrasco, Taberna Salinas, la Taberna de la Sociedad de Plateros, Bodegas Campos....) y si tengo que elejir uno, con los ojos cerrados me quedo con el salmorejo del Churrasco. No sólo está delicioso sino que cuando lo probé por vez primera me sorprendió muchísimo la guarnición de pimiento verde con la que lo acompañan. Simpre lo había probado con atún, huevo duro o jamón serrano pero con pimiento verde el contraste es realmente espectacular (al menos para mi). Por eso cuando descubrí la jarria pensé que habían dado con la solución perfecta incorporando al salmorejo algo de pimiento verde y efectivamente, está delicioso.


Para preparar la jarria tenéis que pelar los tomates. Yo lo hago con el cuchillo (como si pelara una manzana) pero si preferís los podéis escaldar para quitarles la piel más fácilmente. Los metéis unos 40-50 segundos en un recipiente con agua hirviendo y seguidamente los sacáis a otro con agua con hielo, para cortarles la cocción. Yo personalmente prefiero pelarlos porque así la carne del tomate me da la impresión de que queda más firme pero eso ya son manías de cada cual. Vosotros elegid el método que más os guste. Mientras vais pelando los tomates podéis poner el pan en remojo con el agua fría para que se vaya ablandando. Cuando lo tengamos listo lo escurrimos un poco y lo incorporamos junto con los tomates y los demás ingredientes al bol donde lo vayamos a batir. Ponéis en marcha la turmix y lo trituráis hasta que tenga la consistencia cremosa de una  mayonesa. Si no lo vais a hacer para acompañar las berenjenas al final podéis añadirle unos cubitos de hielo si os gusta menos espesa. Yo cuando hago salmorejo suelo ponerle una cubitera entera, así me lo puedo beber fácilmente. A continuación lo llevamos a la nevera al menos durante 4 ó 5 horas para que se enfríe bien y se mezclen los sabores antes de tomarlo. A mi me gusta servirlo con pimiento verde como guarnición pero se puede acompañar también con huevo duro troceado, atún de lata o pescaíto frito.  De cualquier manera está deliciosa esta jarria.


ELABORACIÓN de las BERENJENAS

Para hacer las berenjenas sólo necesitamos (además de la verdura): harina, aceite, leche y sal. La manera de preparar las berenjenas no tiene nada que ver con la que utilizan en la Taberna Berrocal pero os la quiero enseñar porque haciéndolas así resultan deliciosas. El problema de esta verdura es que al freírla absorbe gran cantidad de aceite y unas berenjenas grasientas y aceitosas no resultan demasiado apetecibles. ¿Cómo lo podemos evitar?

Veréis antes os hablaba de un viaje que hice a Córdoba con mi amiga Mari Carmen y del delicioso salmorejo que tomamos en El Churrasco. Bueno pues allí también probamos unas berenjenas fritas con miel de caña que estaban para chuparse los dedos. A Mari Carmen (como buena malagueña) le encantaron, tanto que quería llevarse la receta, así que me dijo: "Niña, por qué no la pides tú. A mi que soy de aquí no me la van a dar. Además a ti no te quita el ojo de encima así que bájate un poco más el escote y dile que venga, verás como te la da". Estaba claro que si no quería ir sola a comprar los libros de los que antes os había hablado no podía decirle que no. Así que allí estaba yo haciéndole un gesto sugerente al buen señor para que viniera.  En fin ¡la de cosas que hay que hacer por las amigas! Aunque al final le tengo que estar agradecida porque lo que aprendimos allí vale su precio en oro y sino mirad.

El secreto para que las berenjenas queden deliciosas es cortarlas en rodajas finas y uniformes y meterlas en un bol con leche durante una hora, antes de freír. Debéis ponerles un peso encima, por ejemplo un plato o un tazón, para que queden totalmente cubiertas. Os podéis imaginar que lo primero que hice nada más volver a casa fue probarlo y os aseguro que quedaron igual de deliciosas que las que probamos allí. En este caso, como decía la receta original, a continuación las he secado con papel absorbente, les he pueso sal y las he enharinado un poco, sacudiéndolas para evitar que tengan exceso de harina. Seguidamente las podemos freír. Es importante para que queden deliciosas que haya dos o tres dedos de aceite en la sartén para que en todo momento estén completamente sumergidas. O sea que el aceite las tiene que cubrir por completo y para conseguirlo nos podemos ayudar de una espumadera. En un par de minutos las tendremos listas. Las sacamos y las dejamos sobre papel aborbente antes de utilizar. En Málaga una vez fritas las suelen acompañar de un hilito de miel de caña y están deliciosas (las podéis probar otro día así). A nosotros hoy sólo nos queda ponerles por encima un poco de jarria y acompañarlas con un picadillo de huevo duro y un buen jamón serrano y están listas para disfrutar. Espero que os gusten. Hoy no os quejaréis, tres por uno.

Por cierto, se me olvidaba daros una idea estupenda para estos días tan calurosos. Si tenéis invistados en casa y queréis agasajarlos con una sopa fría podeís servirla en vasitos individuales dentro de una fuente con hielo. Echad mano de vuestra imaginación y seguro que encontráis algo que os pueda servir, incluso una tartera vieja. Es una forma estupenda y original de presentar nuestras sopas frías, muy apropiada para mantener nuestra jarría bien fresquita hasta el momento en el que la vayamos a tomar. Estará deliciosa. Ummm.....

30 comentarios:

  1. Me encanta conocer nuevas recetas que hasta ahora desconocía que existían....las fotografías están que se salen...un biquiño

    ResponderEliminar
  2. Con lo que me gustan las berenjenas, que platito más rico.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Qué receta más interesante, no la conocía en absoluto. Me la apunto!!! ;)

    ResponderEliminar
  4. madre mía, qué mesa!!! invita a sentarse ahora mismo y esperar hasta la hora de comer ;)

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Que bueno todo, madre mía!, lo pruebo seguro.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Una combinación perfecta las berenjenas con la jarria. No conocía esta última, pero me encanta el salmorejo, así que seguro que también me gusta!

    Una receta 10 para el veranito!

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Que recetas más veraniegas, y tan bien presentadas, a que hora se come en tu casa.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Susana, este dos por uno que nos traes hoy no tiene desperdicio.

    Gracias por el consejo de las berenjenas. Me encantan fritas pero nunca las hago así por lo aceitosas que quedan. Bueno, pues esos días han acabado. Mil graciassssssss.

    ResponderEliminar
  9. Carmen,

    Verás como cuando las pruebes ya siempre las haces así. Están riquísimas y sin sabor a fritanga. Ummmm....

    Un besito,

    Sacer

    ResponderEliminar
  10. Yo como buena andaluza que soy lo he probado todo, menos ponerle al salmorejo el pimiento verde, y lo haré, no te preocupes. A mí la berenjena ya me queda crujiente sólo con sal gorda y pasándola por aguas tras algunas horas soltando líquido, pero cada uno tiene su secreto, hay gente que la moja en cerveza antes de pasarla por harina. En cuanto al salmorejo con berenjena está de lujo, y con miel de caña es una delicia, aunque también se hace el calabacín frito con miel de caña y está igualmente de lujo. Bueno, no me enrollo más, que las presentaciones de tus platos están de lujo, te copio la idea de la tartera vieja llena de cubitos. Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Acabo de traer unas berenjenas hermosas...y ya tengo en mente que hacer con ellas, pero me reservaré un par para hacer esta delicia que nos dejas Sacer...me ha encantado, una combinación de sabores que no deja indiferente para nada!

    Bonita semana linda y que disfrutes de todo.

    ResponderEliminar
  12. No conocía la jarría, pero seguro que está rica y refrescante y las berenjenas son un manjar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me quedo con la curiosidad del nombre:
    En Córdoba, samorejo.
    En Antequera, porra.
    En Cazalla, jarria
    y en Extremadura, cojondongo.
    Y después de la jarria, un chupito de aguardiente de Cazalla.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  14. ¡Madre mía! Pues no nos gustan poco ni ná las berenjenas en casa. No nos vemos hartos de comerlas. Llegará el día en el que tengamos que poner un candado para que no entren más, ja ja ja. Había oído lo de ponerlas en leche; yo nunca lo hago. Las salo y las dejo sudar tranquilamente. ¿Quedan más crujientes en leche?

    En mi casa probaría la versión con gazpacho. Sé que no es lo mismo, pero el salmorejo - o jarría, no nos va demasiado.

    TEngo que echarle un vistazo de nuevo a unas berenjenas con longaniza que vi en tu blog. Lo mismo las hago para comer mañana.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Muito deliciosas mesmo. Felicitaciones. Buena semana. Marta

    ResponderEliminar
  16. Me gustan todos los ingredientes de tu receta, no tengo ninguna duda de que me lo iba a comer todo. Buenísimo.
    Un abrazo guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  17. Qué receta más interesante!
    Un besino.

    ResponderEliminar
  18. Me encanta la receta de la jarría, porque me vuelve loca el salmorejo.
    Pero lo que me ha gustado más de todo es el truco para freír las berenjenas: me encantan, pero no las hago nunca en casa por lo que tú dices, que tienden a quedar aceitosas y blanduchas, sin gracia ninguna.
    Así que te voy a copiar a ti y al de El Churrasco con todo el descaro, jejeje.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  19. Si que me encanta! Y esta jarria me llama mucho la atención, yo que soy una fan de porra, salmorejo y esas cosas el tuyo segura que me encanta!

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me han encantado tus berenjenas. Que ricas son fritas con miel, las probé en Córdoba y me encantaron.
    La verdad es que éstas con la jarria por encima me han parecido muy apetitosas. La idea de los vasitos es muy buena.

    Besos guapa,

    ResponderEliminar
  21. Que rico todo Sacer, me encanta. Guardo la srecetas, las berenjenas me gustan mucho y la jarría seguro que también.
    Un abrazo.

    www.cocinandoencasa.net
    www.dulcisimosplaceres.net
    www.todasmisrecetasdecocina.net

    ResponderEliminar
  22. Hola e estado mirando tu blog una chulada felicidades.Yo también tengo un blog y bueno una artista "bloguera" como tu que tienes 505 seguidores me encantaría que entrará en mi blog y me dejará algún comentario o se hiciese seguidora si tienes tiempo pásate porfa.
    La dirección es:
    http://actualidad-opiniones.blogspot.com

    ResponderEliminar
  23. Pero bueno¡¡ Como se me ha pasado esta entrada?
    Que delicia, tiene una pinta estupenda en casa la acompañamos con pimientos fritos peladitos, y está deliciso¡¡
    No sabía lo de la leche, yo lo hago como mi madre las metemos en cerveza, tambien con el plato encima y quedan muy bien, probaré con la leche.
    Me encanta lo de buscar recetas de los sitio donde voy así que en eso tambien nos parecemos ja ja .
    besitos
    Patricia

    ResponderEliminar
  24. Çok lezzetli ve güzel görünüyor..Sevgilerrrrrr...

    ResponderEliminar
  25. Sacer, me muero por probar esas berenjenas!!! Tienen una pinta espectacular, las quiero para mi cena de hoy!!!!! La verdad es que no tengo, pero a ver si las preparo sin falta mañana, que tanto a mi marido como a mí nos encanta y siempre estamos a la caza de recetas interesantes. Gracias por el tips de la leche ;-)
    No conocía la jarría, qué buena que tiene que estar!!!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  26. ¡hola Susana! qué curiosidad me ha entrado, no conozco la jarria, adoro , es que adoro, el salmorejo, así que tengo que probar esta variante y por supuesto con berenjenas. Las berenjenas fritas son muy difíciles de hacer , no tenía ni idea de este truco de ponerlas con leche a remojar, las haré así en Almería este verano, ¡qué ganas! y sí, en Almería también se toman con un chorrito de miel... ay!!!

    ResponderEliminar
  27. Hasta el faro del comienzo me gusta...jejejej.
    Coloqué yo en mi blog un faro de Amsterdan que me dejó liquidado....y encima comiendo tus recetas bajo su luz...pues genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Una auténtica delicia. Tengo que probarlas. Bss

    ResponderEliminar
  29. Anksanamun,

    Disculpa, tienes razón. Ya está corregida la errata. ¡Gracias por avisar!

    Un saludo,

    Sacer

    ResponderEliminar
  30. La Puebla de Cazalla no está en la sierra norte.

    ResponderEliminar