lola

Tortilla de patatas guisada -deliciosa-

Ay madre, que blogger me ha triplicado el borrador de esta receta. A ver si hoy tampoco la voy a poder publicar. Muchos sabréis (lo habéis vivido en vuestras propias carnes) que la semana pasada blogger se volvió loco. A mi me desapareció esta receta, bastantes comentarios, algunos seguidores. En fin, un desastre. Llevo intentando publicarla desde el miércoles. Primero se me borró y luego durante varios días no me dejaba acceder para poder editar y enviar. Así que crucemos los dedos para ver si por fin hoy puede ser....

La tortilla de patata es sin duda alguna la receta estrella de la cocina española. No hay un hogar en el que no se prepare con cierta frencuencia ni una receta que, con tan pocos ingredientes tan sumamente humildes, nos proporcione mayor satisfacción. Como la mayoría sabéis hacerla hoy os propongo otra alternativa, una vuelta de tuerca más, la tortilla guisada. Pero no quiero olvidarme de que precisamente por ser algo tan común en nuestras cocinas siempre damos por sentado que todo el mundo sabe cómo hacerla y no siempre es así.


Cuando estaba en el primer año de carrera al finalizar los exámenes de junio me fui a la playa con unas amigas. Alquilamos un apartamento y nos tiramos descansando una semanita: sol, playa, piscina y más sol. El único esfuerzo que teníamos que hacer consistía en preparar la comida. Por aquel entonces todavía no sabía cocinar así que a parte de salchichas y la socorrida pasta con tomate de bote (por supuesto hervir y servir) nuestras cuatro cabecitas pensaron en algo rápido, fácil y rico y entonces se nos ocurrió hacer una tortilla de patata. Alguien preguntó ante el estupor de las demás, ¿sabéis exactamente cómo se hace?  Por favor, qué pregunta, era sólo una tortilla así que muy difícil no podía ser. A fin de cuentas todo el mundo sabía hacerla, ¿no? así que no hacía falta llamar a mamá, todo estaba controlado. Y dicho y hecho, nos pusimos manos a la obra de inmediato. Pelamos las patatas, batimos los huevos, lo mezclamos todo y a la sartén. Sí, habéis oído bien, ni se nos pasó por la cabeza que las patatas primero se tienen que freir así que bien cruditas fueron directas a la sartén por supuesto con el fuego fuertecito para que se hicieran bien. Sí, lo habéis adivinado, también se nos quemó la tortilla y para completar la ley de Murphy al ir a darle la vuelta se nos cayó la mitad en la encimera, salvo la costra chamuscadita que se quedó bien pegada al fondo. Aún así nos animamos a probar un pegote que se podía salvar pero ¡qué horror! la patata estaba ¿cruda?  Así que imaginaros dónde acabó todo: directamente en la basura. Por eso la primera parte de la receta de hoy se la quiero dedicar a todos aquellos que se enfrentan a su primera tortilla de patata. Para que no os pase como a mi. Veréis que si seguís mis consejos os va a quedar deliciosa.
INGREDIENTES para una tortilla de patata para 4-5 personas hambrientas

750 grs. de patatas, 7 huevos de tamaño medio, una cebolla (si queréis utilizar cebollas rojas que son más dulces poned dos porque son más pequeñas), aceite de oliva y sal.

En primer lugar pelamos las patatas y las vamos a cortar en rodajas como de medio centímetro de grosor.  No pasa nada si no son todas exactamente iguales. De hecho en mi opinión es hasta mejor porque así habrá algunas (las más finitas) que casi se van a deshacer y se integrarán perfectamente con el huevo resultando la mezcla más cremosa. Si las patatas son muy grandes antes de hacer las rodajas las partimos en dos a lo largo para que los trozos no salgan enormes. Sazonamos la patata y la reservamos en una fuente. A continuación picamos bien fina la cebolla. Si habéis llegado hasta aquí leyendo lo anterior ya sabéis que la patata se tiene que freír antes de cuajar la tortilla así que seguidamente ponemos dos dedos de aceite de oliva virgen en una sartén o en una cazuela grande. Podemos utilizar una cazuela para freír las verdura y una sartén para cuajarla. Yo personalmente prefiero hacerlo así. Cuando el aceite empeice a estar bien caliente (yo al principio lo pongo al 7) con mucho cuidado echamos las patatas y la cebolla. ¿Cómo podemos saber cuándo está suficientemente caliente? Echamos una rodajita y si vemos que el aceite chisporrotea a su alrededor es que ya está listo si no esperamos hasta que empiece a hacerlo. Entonces añadimos la patata y la cebolla y las dejamos a fuego medio durante 20-25 minutos, removiendo cada 5 minutos para que las patatas se hagan por igual. No importa si veís que algunos trozos de patata se están dorando. En realidad eso es exactamente lo que buscamos que haya trozos tostaditos. En mi opinión esto le aporta a la tortilla un sabor espectacular. Transcurridos los 25 minutos comprobamos si la patata está hecha pinchándola con la punta de un cuchillo. Si atraviesa la patata sin oponer resistencia es que está lista. Las sacamos del fuego. Yo utilizo un escurridor de agujeros colocado encima de un bol para escurrir la patata del exceso de aceite. Vierto la patata sobre el colador y la dejo reposar un par de minutos para que escurra bien. Mientras tanto vamos cascando los huevos. Yo no les pongo sal, prefiero que la patata esté bien sabrosa. Mezclamos ligeramente para romper las yemas y seguidamente incorporamos la patata. Es importante en este momento dejar reposar el conjunto a temperatura ambiente durante unos 30 minutos para conseguir un resultado óptimo.


Transcurrido ese tiempo ponemos algo de aceite de oliva virgen en la sartén que vayamos a utilizar para cuajar la tortilla. Para mi gusto es importante que la tortilla nos quede gordita así que cuidado con utilizar una sartén excesivamente grande. Cuando el aceite esté bien caliente (no tiene que llegar a humear) añadimos nuestra mezcla. Dejamos a fuego medio-alto durante unos 30 segundos y a continuación bajamos la intensidad del fuego dejando que se vaya haciendo lentamente durante 3 ó 4 minutos. Cuando esté cuajada por ese lado nos ayudaremos de un plato para darle la vuelta. El plato tiene que ser de un tamaño igual o algo superior a la sartén que estemos utilizando. Podemos darle la vuelta encima de una fuente por si se nos cae algo. Lo importante es darle la vuelta con decisión y rapidez para que no tengamos ningún percance. Ahora pasamos la tortilla del plato a la sartén para cuajarla por el otro lado. Repetimos la operación: dejamos a fuego medio-alto durante unos 30 segundos y a continuación bajamos la intensidad dejando que se vaya haciendo lentamente. En esta ocasión probablemente necesitaremos menos tiempo, con un par de minutos estará lista. ¿Cómo sabemos si la tortilla está ya cuajada?  Con cuidado ponemos la mano sobre el centro de la tortilla (no os vais a quemar) y hacemos una ligera presión con los dedos índice y corazón. Si vemos que cede y está blandita es que todavía le queda algo. Cuando esté lista la sacamos a un plato. A mi me gusta dejarla reposar unos 10 minutos antes de hincarle el diente pero eso ya es una manía personal. Si habéis seguido todos los pasos os tiene que quedar la tortilla cremosa. Fijaros en las fotos del corte, estaba deliciosa.  Ahora para los que queréis ir más allá os dejo con los pasos que necesitamos para hacer nuestra tortilla guisada.


INGREDIENTES para la salsita

100 grs. de chorizo riojano fresco (y picante a poder ser) en daditos, una taza de caldo de carne, una cucharada colmada de harina, una cebolla, 100 grs. de jamón serrano en daditos, una taza de salsa de tomate y un chorrito de vino blanco (opcional)

La primera vez que oí hablar de la tortilla guisada fue hace ya unos cuantos añitos en un programa de Canal Cocina que era una auténtica joya, A mesa y mantel de Iñaki Oyarbide. Todavía tengo muchas cintas de video con las grabaciones. La verdad es que fue para mi una verdadera escuela de cocina. Aprendí muchísimas cosas de la mano de Iñaki Oyarbide, sus recetas siempre resultaban deliciosas. Pero aquellas tortillas guisadas que él había comido en Asturias se quedaron el olvido hasta que hace unos días Ana de  ¿Cuántas horas tiene el día? me las volvió a recordar. Y entonces me vino a la memoria una receta de Ángela Landa en su libro A fuego lento, un compendio de sencillas recetas de la cocina tradicional altamente recomendable. Así que me puse manos a la obra. La verdad es que a mi una buena tortilla de patata me gusta así tal cual pero en verano si sobra algo hay que guardarla en la nevera para evitar problemas con los huevos y es una lástima porque al día siguiente no sabe igual. Una buena alternativa es la que hoy os ofrezco, perfecta para darle vidilla a esa tortilla que nos sobra (si es que sobra alguna vez).

Para hacer la salsa ponemos a freír una cebolla muy picada. Cuando empieza a dorarse se añaden el jamón y el chorizo en daditos y se deja que se hagan durante dos ó tres minutos. Se agrega entonces una cucharada de harina que se fríe removiendo sin parar hasta que toma algo de color (así le quitamos el sabor a crudo). En este momento se le añade una taza de salsa de tomate (casero mucho mejor) y otra de caldo de carne. Se deja cocer durante unos minutos para que se reduzca. Debe quedar una salsa ligada pero ligera. Mientras tanto se parte la tortilla en trozos grandes (cuadrados) que se colocan en una cazuela (mejor si es de barro). Se cubren con la salsa y se pone a cocer el conjunto durante unos minutos antes de servir.

66 comentarios:

  1. Que pintaza tiene, te dan ganas de coger un trozo.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. una coca cola y una tapita de tortilla por favor

    ResponderEliminar
  3. qué bonita una manera estupenda de servirla y muy alegre! la pruebo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Sacer, qué pinta más buena tiene esa tortillita y la salsita me ha encantado!! Tampoco se me ha ocurrido nunca echarle cebolla morada, lo probaré porque me gusta mucho! Muy buenas explicaciones! un besito!!

    ResponderEliminar
  5. Pues si! menuda semanita lleva Bloguer!! perfecta tortilla... con salsita nunca se me hubiera ocurrido!! que rico!! Besotes de la Vaca!!

    ResponderEliminar
  6. Seguro que está deliciosa con la verdura por encima, tiene que hacer que esté tiernísima

    ResponderEliminar
  7. Mi primera tortilla de patatas se fué al suelo al darle la vuelta, era enorme y pesaba mucho, así que se me dobló la muñena y ¡al suelo!, no pude recuperar nada :)
    Mi madre siempre guisaba la tortilla cuando sobraba, ya sabes, nunca se tira nada.
    Tu tortilla con jamón y chorizo es para ponerle un piso. Me encanta.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Pero que tortilla!!!! esto es sobrehumano! tiene una pintaza deliciosaa. Me encanta!
    Muchos besos guapa

    ResponderEliminar
  9. Por favor que tortilla!! Me llevo un cachito para el aperitivo que ya empieza a se hora..jejeje
    Un beso
    http://desdelacuinadelhort.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Muy buena, me gusta y nunca la he hecho de esta manera, me la apunto!!!Bss

    ResponderEliminar
  11. Menuda pinta tiene esta tortillita, tiene que ser pecado fijo! jaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Menos mal que parece que lo de Bloguer se soluciono!!
    Me he tenido que reir con lo de tu primera tortilla...pero es verdad que una coas tan sencilla hay gente que no la sabe hacer, has hecho muy bien explicandolo.
    Esta tortilla guisada es una delicia...dan gasnas de meter el tenedor en la pantalla!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola Sacer!, un aplauso grande: plas, plas, plas. que entrada tan estupenda, me he reido y he aprendido otra salsa para la tortilla, con el chorizo tiene que quedar de escándalo, que me gusta mucho tu receta.
    Un besazo y buena semana!

    ResponderEliminar
  14. Mmmmmm que tortilla mas ricaaaa!!! la tortilla española es uno de mis platos favoritos por no decir directamente qeu es el que mas me gusta desde bien pequeña pero guisada nunca la he probado, asi que me guardo tu receta y ya te lo contare.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Lo de blogguer la semana pasada pensé que sólo me había pasado a mí...qué desastre!!!
    A mí también me pasó lo q¡de hacer mi primera tortilla sin freir las patatas antes...ja ja ja ja una y no más. A base de meter la pata una aprende!!!!!!

    Qué rica esta salsita para la tortilla, con ese choricito... Me encantan este tipo de tortillas. Aquí en Sevilla hay un restaurante, el Azafrán, en la que la ponen guisada al whiski y no veas qué cosa tan rica!!!

    ResponderEliminar
  16. Graciosa anécdota pero más común de lo que la gente se cree. La receta estupenda. De aquella totilla primera a ésta todo un master. Un besote de OLI de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  17. Dios mio a mi no me pasó todo lo que te pasó a ti! Me hubiera puesto negra vamos!! Yo no pude leer, ni comentar pero no me borraron nada menos mal.

    Esta tortilla tiene muy buena pinta, menos mal que la has podido publicar al final!

    besos

    ResponderEliminar
  18. Si es que cuando somos principiantes podemos causar infinitas barbaridades pero siempre quedan en el recuerdo y nos sirve de lección (como mi primer arroz!! jajaja).

    Te ha quedado estupenda y seguro que salvará a más de una!

    Besitooos

    ResponderEliminar
  19. Lo que me he reido con tu entrada...Nunca he probado esta modalidad, y no voy a esperar mucho... menuda pinta tiene ;-)

    ResponderEliminar
  20. wow! me encantan las vueltas de rosca! gracias por hacer de la tan conocida tortilla una nueva versión ;o)

    ResponderEliminar
  21. Que pinta mas buena se ya quedado la tortilla. Se ve muy buena y con una colore fantastica. Me ya encantado esta nueva version : D

    Besitos

    ResponderEliminar
  22. ¡Que bueno que tiene que estar eso!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. ¡Anda!, nunca había visto una tortilla guisada, esto no es muy típico aqui la verdad.
    Un beso
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  24. Ay!! se me hace la boca agua sólo con ver la foto!! y el choricito riojano que no le falte!!
    besos

    ResponderEliminar
  25. Sacer: Esa receta tuya de las patatas sin freír, me suena mucho, jajaja

    Me ha gustado lo de la tortilla guisada. A mí me gusta hacerla grande para que sobre porque ¡qué rico el trocito que ha quedado!! Ahora, todavía la haré más grande para probar tu versión. Me encanta la idea!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Te quieres creer que yo que me animo hasta con la reposteria más elaborada, no he hecho nunca una tortilla de patata??? Me da terror darla la vuelta. Me da la sensación de que me va a pasar como a vosotras y acabara toda la torilla en el suelo¡¡¡ Pero he de reconocer que con tu paso a paso y con el acompañamiento de esa salsa irresistible ya no hay excusas¡¡¡ Maravillosa¡¡¡

    ResponderEliminar
  27. Sacer, además de exquisita en muchos sentidos, esta receta es hermosa estéticamente, un lujo verla, me encantó este post completo...una delicia!

    Una semana estupenda para ti, besiño.

    ResponderEliminar
  28. Una tortilla buenísima con esa salsita dan ganas de irse a la playa a comérsela.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Esto tiene que ser pecado!!! Y pensar que de pequeña no me gustaba la tortilla de patatas y mi madre me la tenía que camuflar con una salsita muy parecida a ésta. Esto es un auténtico 2x1. Besos.

    ResponderEliminar
  30. Estoy haciendo judias hervidas y veo esto... y me vuelvo loca!!!! Quiero tortilla!!!!!!!!!!!!!
    Besitos reina,
    Esther

    ResponderEliminar
  31. se ve muy pero que muy bien. Tiene que esta buenisima la tortilla asi, aunque yo no me he decidido a hacerla y tengo que la hacer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Sacer, yo la tortilla de patatas la tomaría todos los dias, de hecho hace años siempre me tomaba un pincho a media mañana, ahora lo hago de vez en cuando.
    Así no la tomado nunca, pero tiene una pinta que si pudiera metería el tenedor por la pantalla, la probaré.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Que pinta madre mia............ a mi también se me ha ido algún que otro plato al suelo,el que mas me dolió fue una "tarta castillo de chocolate" de un cumple de mis niños ¿te lo imaginas?

    Besitos

    ResponderEliminar
  34. Las cosas son muy fáciles de hacer cuando se saben, pero nadie nace enseñado. Nadie que te lea se quedará sin saber hacer la tortilla, la has explicado muy bien y te ha quedado sabrosa y guisada en salsa es una delicia aunque llena lo suyo.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  35. Yo hago una tortilla guisada que no se parece nada a esta, pero el próximo trozo que sobre (dificil con mis hijos) la hago con tu receta me parece estupenda, estoy segura de que noe encantará.
    ¡¡gracias¡¡
    Patricia

    ResponderEliminar
  36. Que deliciosa se ve!!. nunca la he hecho porque nunca me sobra, pero la haré a propósito para hacerla así, tiene una pinta muy rica. besos y buena semana

    ResponderEliminar
  37. Je, je, me rio porque la primera vez que mi hermano hizo una tortilla de patata le pasó lo mismo: no las frió tampoco.

    La tortillita guisada tiene una pinta de muerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Ay Sacer que pintorra esta tortilla!!!
    Si yo te contara mi primera experiencia con la tortilla......resultado= patata cruda - huevo quemado- cubo de la basura.
    Como hagan un hormigas blancas de nuestros comienzos.....jajajaja quien lo diría!!!
    Un besito!!!

    ResponderEliminar
  39. te ha quedado deliciosa¡¡¡
    las fotos geniales,
    besitos,
    Ani.

    ResponderEliminar
  40. Vaya,

    ¡Qué sorpresa! Veo que a algunas también os pasó lo mismo la primera vez. Como dicen La Cocinera de Betulo, Oli o Emma, quién nos ha visto y quién nos ve (je,je,je).

    Un beso grande a todos y gracias por entrar en mi cocina. Compartirla con vosotros es un orgullo y un placer.

    Sacer

    ResponderEliminar
  41. HOLA, QUE BUENA TU TORTILLA, COMO TU DICES CADA UNO TIENE SU MANERA DE HACERLA, PERO CON ESTA SALSITA DEBE ESTAR SUPER, ASI QUE ME LLEVO LA RECETA PARA PROBARLA, BSS. SEAF

    ResponderEliminar
  42. Vaya que si!!! y ni te cuento el primer arroz con calamares ( de lata) que hice......desparramado por la cazuela, duro y con un pegote negro encima que no sabia si eran calamares o.....Mi padre estuvo echandomelo en cara meses jajajajaja (bueno yo tenia 14 años....) Todas hemos sido un poco "marichocho" en alguna ocasión.....jajaja
    besucos guapa!!!!

    ResponderEliminar
  43. Vaya pinta... te ha quedado tremenda. Pocas veces he probado la tortilla guisada, pero siempre estaba tremenda... Me encanta la combinación del huevo y el tomate, me parece perfecta.
    Y con ese choricito... demasiado! Tomo nota, ñam!
    Un beso

    ResponderEliminar
  44. Menuda pinta mas buena que tiene la tortilla!! me guardo la receta. Gracias por compartir. Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  45. Una verdadera lección magistral de como hacer la tortilla de patatas. Desde luego aprendiste la lección de cuando estudiabas!!!
    Me encantado la versión de la tortilla guisada, debe estar espectacular.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  46. Wooooow Sacerrrr que tentación...vamos que la hago,una recetaza,sí señora!

    Un beso

    ResponderEliminar
  47. Se ve muy rico este plato, se que en casa nos volveremos adictos a este plato. Me llevo la receta :)

    ResponderEliminar
  48. ¡ Qué ricura ....!
    En mi casa la tortilla triunfa en todas sus versiones.Yo también hago una que llamamos "en salsa" y con la que mis hijos se pelean siempre por el último cachito, ja,ja.
    Tu versión me encanta, con esos taquitos de chorizo...Yo desayuno "dulce" pero yo de una niña que está ahora mismo en la cocina que se tomaba un trocito de tu tortilla ahora mismo divinamente.
    Que tengas un buen día,
    María José.

    ResponderEliminar
  49. Que pinta más rica tiene, nunca la he comido guisada, pero es una alternativa exquisita, gracias por compartirla.
    Besitos

    ResponderEliminar
  50. Hola guapisima!!
    No conocía tu blog y me está encantando! Voy a quedarme por aquí un ratillo cotilleando...
    Las fotos son increibles, todo tiene una pinta! que se me está haciendo la boca agua.

    Un beso y una sonrisa

    PD: Me encanta tu foto de perfil, es super graciosa!

    ResponderEliminar
  51. Lo de blogger ha sido horroroso, entradas y comentarios perdidos, no sabes que esta y que no...
    La tortilla te ha quedado genial, que manitas tienes, cualquier dia me voy a tu casa para que me adoptes.

    ResponderEliminar
  52. Nunca hice la tortilla así pero probaré. Debe de estar riquísima.
    Besos.

    ResponderEliminar
  53. Hola Sacer! Pues aqui estoy! Feliz de que al encontrarme tu te haya yo encontrado! Tu tortilla me ha dado una envidia...que me parece que la proxima vez que haga tortilla sera esta!
    Y tanto producto riojano me imagino que eres de alli?? Mi marido tambien, asi que me parece que me van a gustar mucho tus recetas ;)

    ResponderEliminar
  54. Yupiiii, soy tu seguidora nº 300!!! que ilusión me hace, y es que vengo a devolverte la visita (que te agradezco) y me encuentro con mi plato favorito, una tortillona de patatas, y encima guisada, que más se puede pedir? pues que tengas un blog precioso y lleno que joyas, así que aquí me quedo contigo. Hace un par de semanas hice yo una tortilla guisada con sidra y es una delicia impresionante.
    Espero que nos veamos a menudo. Un besote.

    ResponderEliminar
  55. jajajaja me parto ¡crudas las patatas! jajaja,habría que veros ¿y ninguna calló en el detalle? que bueno de verdad jajaja.Menos mal que todo cambió porque esta te ha quedado de 10 de oro. Es realmente sensacional ¡buenísima!
    Bsos

    ResponderEliminar
  56. Que espectacular,nunca la he comido asi con esa salsita y eso que vivo en Asturias!
    Me gusta la recta base porque muchas veces necesito unas proporciones para los ingredientes ,que si no me pongo a pelar patatas como una loca y despues ya no se cuantos huevos echar ;)
    La anecdota que cuentas creo que ha pasado en todas las casas de estudiantes,cuando yo estaba estudiando un dia me sobraron patatas peladas y no se me ocurrio otra cosa que envolverlas y al congelador,cuando las quise usar eran una masa negra asquerosa,despues con el tiempo ya me entere que las patatas crudas NUNCA se pueden congelar,jaja
    Gracias por tus palabras cariñosas.Un beso fuerte,Esther

    ResponderEliminar
  57. Hola a todas,

    No sabéis la ilusión que me hace veros por aquí.

    Muchos besos,

    Sacer

    ResponderEliminar
  58. Me parece una receta impresionante como una tortilla de patata se puede convertir en algo tan exquisito como tu plato con sólo prepararlas de otro modo!

    ResponderEliminar
  59. Hola guapa¡ gracias por pasarte por A´Punto y quedarte, espero verte mucho entre fogones. Esta tortilla...espectacular :)

    ResponderEliminar
  60. Pues si ella te la recordó a tí... tu a mi... yo la comia mucho en una bodega de León, está buenísima, de esas cosas que sales a comerla y luego no la haces en casa... con el choricito...Que rica!

    ResponderEliminar
  61. ¡Que recuerdos me trae tu entrada!. Primero las vacaciones con mis amigas en los años universitarios. Yo empece a cocinar algo a los 14 asi que rondando los 20 sí sabia hacer cocina de supervivencia pero no sé si sabia hacer tortilla de patata. Luego la salsa con la tortilla que solo la he visto en mis tiempos trabajando en Madrid donde estuve unos 9 años y luego antiguos programas de canal cocina grabados en cintas de video (yo tengo programas de la hermana Bernarda de dulces, me encantaba). En fin que tu receta me encanta y que la salsa la pienso probar pero sin jamon que solo me gusta en crudo con pan ti tomate. Quiza ponga un trozo grande para dar sabor y quitarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  62. Madre mía tiene una pinta deliciosa!

    ResponderEliminar
  63. Me acabas de dejar anonadada con este plato...como tiene que estarrr!!!!

    ResponderEliminar
  64. Qué tortilla de patata más original... te la robo ;) Igual la hago el fin de semana :)
    Un beso y gracias por compartir la receta!

    http://thecookrocker.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  65. La patata guisada siempre me ha encantado. La solía hacer con una salsa de gambas o con una salsa de azafrán y limón. Esta con su chorizo riojano, su jamón y su tomate tiene que estar de impresión :)

    ResponderEliminar