lola

Buñuelos de bacalao

Bueno, después de las vacaciones quería compartir esta receta con vosotros. Son unos buñuelos de bacalao que preparé en Semana Santa y que según mi padre, sabían a gloria bendita. Y en esto él es el experto porque mi abuela paterna era una extraordinaria cocinera y ella los bordaba cualquiera que fuera el ingrediente del relleno. A falta de sus recetas y consejos decidí echar mano de un libro de Rick Stein que me encanta, Mediterranean escapes. Ya os he hablado de él en alguna ocasión porque su forma de cocinar y sus programas de televisión me vuelven loca. Este libro recoge las recetas de una de mis series favoritas, Las escapadas mediterráneas de Rick Stein donde por supuesto no podía faltar una pincelada de la gastronomía española. Como os imaginaréis los buñuelos de bacalao son de esos platos de la cocina de toda la vida a los que en cada casa acaban dándole su toque personal. Hay quién le añade cerveza o levadura  a la masa, otros le ponen patata, algunos incorporan piñones, azafrán. Hay tantas combinaciones como se os ocurran y todas suelen tener en común el bacalao, el ajo, el perejil y los huevos que dan ligazón a la masa. Si os animáis a probarlos veréis que su sabor es suave y delicado y el interior, como se aprecia en las fotografías, queda muy, muy cremoso.
INGREDIENTES
500 grs. de bacalado en salazón, 1 hoja de laurel, 400 grs. de patatas, 50 grs. de harina, 3 huevos medianos,  2-3 dientes de ajo grandes, un puñado de perejil fresco, sal y pimienta

Para nuestro falso alioli necesitaremos:

6 cucharadas colmadas de mahonesa, un diente de ajo grande y 8-10 gotitas de limón
Antes de empezar con la receta tenemos que desalar el bacalao. Lo mejor es preguntar en la tienda donde lo hemos comprado cuanto tiempo necesita pues dependerá en buena medida del grosor de las piezas. Lo normal es tenerlo a remojo en la nevera bien cubierto con agua durante 48 horas y realizando 2 ó 3 cambios al día. En el último podemos sustituir el agua por leche para conseguir que quede más cremoso. 

Una vez desalado el bacalao lo introducimos en un cazo con agua fría, sal y una hoja de laurel y lo dejamos hasta que empiece a hervir. El agua debe cubrir por completo el bacalao. Cuando empiece el primer hervor apagamos el fuego, tapamos el cazo y dejamos reposar durante unos 10 minutos.  Transcurrido ese tiempo pasamos el bacalao a un plato y reservamos el líquido resultante de la cocción. Cuando se haya templado el pescado con ayuda de un tenedor retiramos la piel. A mi me gusta aprovecharla para darle un plus de sabor a las patatas que ya tendremos peladas y cortadas como si fuesen para tortilla. Seguidamente las incorporamos al cazo donde hemos puesto a hervir el bacalao y añadimos también las pieles que le acabamos de quitar. Dejamos al fuego durante unos 15 minutos hasta que las patatas estén bien cocidas y empiecen a deshacerse. Durante este tiempo absorberán el sabor que el bacalao y sus pieles han dejado en el agua quedando así más sabrosas.  Mientras se hacen vamos desmenuzando el bacalao procurando quitarle bien todas las espinas. Cuando las patatas estén listas retiramos las pieles y las escurrimos bien para evitar un exceso de agua. Seguidamente, con ayuda de un tenedor las machacamos y mezclamos con el bacalao. Salpimentamos y reservamos.

Mientras tanto en otro cazo ponemos a hervir 300 ml de agua junto con dos cucharadas de aceite de oliva. Cuando se produzca el primer hervor retiramos del fuego y añadimos la harina que mezclaremos con ayuda de una cuchara de madera para que se integre bien, hasta formar una pasta. Conviene dejarla reposar unos minutos antes de incoroporar los huevos para evitar que cuajen por un exceso de temperatura. Una vez que se ha enfriado un poco los añadimos uno a uno. Nos ayudaremos de una cuchara de madera de para incorporarlos bien a la pasta. Hasta que no se haya integrado totalmente el primero no incorporaremos el siguiente, siguiendo el mismo proceso con los otros dos.

Una vez lista la pasta le añadiremos la mezcla de patatas y bacalao, los dientes de ajo bien picados y el perejil fresco al gusto. Llevamos nuevamente nuestro cazo al fuego para conseguir espesar la mezcla, como si estuviéramos trabajando con una bechamel. Es importante que el fuego esté suave (yo lo puse al 5) y que no dejemos de remover constantemente durante unos 10 minutos. Transcurrido ese tiempo nuestra pasta tendrá un aspecto como de bechamel para croquetas. Ya podemos pasarla a una fuente y dejarla reposar al menos 30 minutos para que coja algo de cuerpo. También podemos prepararla con antelación y dejarla reposando toda la noche en la nevera que es exactamente lo que hice yo. En ese caso es mejor cubrir la fuente con papel film para evitar que se forme una costra en la superficie. Al día siguiente, cuando los vayamos a freír ponemos un par de dedos de aceite en una sartén y con ayuda de una cuchara vamos haciendo bolitas o quenelles como hice yo y las echamos en el aceite. No importa si quedan irregulares.  Lo importante es que el fuego no esté muy alto para que no se quemen. Yo lo puse al 5 y los dejé hasta que se doraban por una cara, entonces les daba la vuelta. Cuando estén listos sacamos con una espumadera y añadimos sal en escamas por encima.

Quedan estupendos si los acompañamos con una salsa tipo alioli para mojar. Yo para no complicarme la vida la suelo preparar batiendo 6 cucharadas soperas de mahonesa de bote con un diente de ajo grande y unas 8 gotitas de limón y queda deliciosa. Y con los buñuelos forman la pareja perfecta. Espero que os gusten.

38 comentarios:

  1. Me encantan los buñuelos de bacalao y viniendo de Rick Stein seguro que deben ser deliciosos! Además, veo que no pone patata en los buñuelos, cosa muy buena porque los que llevan ya les quita gusto al bacalao.
    Me llevo la receta con tu permiso :-)

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me hanparecido buenísimos, con un interior cremoso. Me gustan mucho los buñuelos de bacalao, así que me guardo tu receta para probar.

    Besitos Sacer,

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Susana!
    Vaya buñuelitos mas impresionantes que nos has hecho hoy, a mí todo lo que lleve bacalao me vuelve loca así que ¡me los llevo!
    Un besazo
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  4. Hace un montón de tiempo que no pruebo los buñuelos de bacalao con lo que me gustaban los que hacía mi madre.
    Besosssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Tienen una pinta deliciosa, desde luego entran ganas de hacerlos. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  6. Desdeluego la pinta es excepcional y se ven cremosinos cien por cien.

    En casa les encantan asi que para probar otra receta distinta a la mia me la llevo con tu permiso.

    Besinos guapa.

    ResponderEliminar
  7. Pues tus buñuelos tienen una pinta deliciosa, asi calentitos y con ese ali oli tienen que ser una delicia.
    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Viendo la foto se nota lo cremosos que te han quedado, tienen que estar estupendos, la próxima vez que los preparé seguiré tu receta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Unas fotos geniales, que ricos están los buñuelos de bacalao, te han quedado magnificos, que ganas dan de comerlos besos

    ResponderEliminar
  10. Que ricos buñuelos mmmmm buenisimos!!!
    Besicos

    ResponderEliminar
  11. Menuda pinta tienen, tienen que estar tremendos!!!
    un besazoooooooo

    ResponderEliminar
  12. Mira que son ricos estos bueñuelos, a mi madre le salian deliciosos, yo los sigo haciendo como ella y cambio con frecuencia los ingredientes, me han gustado mucho los tuyos, siempre me gusta leerte, bsssssssss.Sefa

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que tienen una pinta deliciosa, Susana. Tan cremosos que ya lo creo que tienen que saber a gloria!!!! A mi marido, que es muy fan del bacalao, le encantaría ;-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Mi madre los hace igual, a mi me encantan, los tuyos se adivinan deliciosos y el olor, yo lo noto.
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Deliciosos, sin duda un pedacito de cielo.

    ResponderEliminar
  16. No es normal que sea abrir este blog y me "suene la tripa". buf, qué maravilla de buñuelos, ¡este fin de semana me preparo un quintal!

    ResponderEliminar
  17. Maravillosos!!! entran por los ojos con esas bonitas fotos:)) Bss

    ResponderEliminar
  18. Te han quedado de vicio, que riquísimos se ven. Besossss.

    ResponderEliminar
  19. Hala que pintaaaa!!!. Se ven como crujientes por fuera. Yo hice unos y quedan tiernos por fuera pero me gustan mas los tuyos. Me chiflan este tipo de picoteos.

    Besos
    Bea

    ResponderEliminar
  20. Tienen que ser un bocado extraordinario; me gusta mucho el bacalao con la patata. Besos

    ResponderEliminar
  21. VAYA QUE SI ME HAN GUSTADO!!!
    Con esta fantástica elaboración y el acompañamiento del alioli, una DELÍCIA.
    Felicidades por estas fotos tan logradas que reflejan TU PERSONALIDAD
    UN ABRAZO AMIGA:)

    ResponderEliminar
  22. Hace nada que hice por primera vez buñuelos de bacalao. Me encantaron. Los tuyos se ven super buenos!
    Besos
    Mon

    ResponderEliminar
  23. No había visto yo estos buñuelos ¡Que pinta tan buena! Me gustan mucho y me has recordado que hace siglos que no los tomo.
    Guardaré la receta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  24. A mi me ha gustado mucho tu propuesta , los buñuelos tienen una pinta deliciosa y el acompañamiento del ali-oli me parece perfecto!
    Besitos

    ResponderEliminar
  25. Los buñuelos es bacalao es una de las recetas que mi hija siempre me pide a gritos. "¿Y cuándo vas a hacer buñuelos de bacalao?". Le encantan, y nos encantan. Yo no les añado patata. Simplemente bacalao, harina, levadura, ajo, perejil y gaseosa.

    Me gusta mucho el aspecto del rebozado final. A mi no me queda así. Y con all i oli quedan genial. Si no quieres hacerlo, hay una marca, Chovi, que lo comercializa de dos tipos, uno de ellos artesanal y que sale estupendo.

    Y en cuanto al bacalao, si empleas migas, exigen menos trabajo, incluso para el tiempo de desalado, pues basta con que las sumerjas en agua la noche de antes.

    Me alegra saber que ya estás de vuelta. Un besito!!

    ResponderEliminar
  26. Susana unos buñuelos deliciosos, la verdad es que no conocía a este cocinero, ya mismo me pongo al día. Las fotos están genial, apetece darles un bocado ya mismito a estos buñuelos...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  27. ES QUE SE VEN DEMASIADO RICOS ESTOS BUÑUELOS MI NIÑA. QUÉ RICO LEERTE OTRA VEZ. BESITOS GUAPA

    ResponderEliminar
  28. Uy qué pinta tan rica tienen estos buñuelos, ya tenía ganas de hacer unos así que me quedo con tu receta. Enhorabuena por el blog!
    Saludos
    Ana

    ResponderEliminar
  29. Qué pinta!!!. se ven divinos. me encantan!!: Besos

    ResponderEliminar
  30. que buena pinta tienen estos buñuelos, me los quedo! me gusta tu blog y me quedo por aqui un besito

    ResponderEliminar
  31. ahora mismo no puedo imaginarme un picoteo mejor , un pinta genial y una presentacion que la hace aun mas apetecible, sin ninguna duda una receta para copiar,
    un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Me encantan tus recetas, las fotografías y el blog.

    ¡¡¡¡Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  33. Sacer, qué delicia de buñuelitos... Y, por cierto, dónde andas metida?. Mucho lío???
    Bsitos y besotes

    ResponderEliminar
  34. Estos buñuelos tienen una pinta espectacular.

    Besos

    ResponderEliminar
  35. Ummm, que deliciosos!!yo quiero probrarlos!

    ResponderEliminar