lola

Risotto de pera y queso de cabra de Tessa Kirós

Hace tiempo que debería haber compartido esta receta con vosotros porque fue una de las primeras que me enamoró de Limoncello and linen water (el último libro de Tessa Kirós). Sabéis lo que adoro sus libros y sus recetas así que podéis imaginar que no tardé mucho tiempo en ponerme manos a la obra. Después de descubrir el sorprendente resultado del risotto de fresas estaba segura de que éste también me iba a encantar y así fue. La verdad es que que los italianos son unos maestros a la hora de utilizar las frutas en sus risottos, algo que sinceramente jamás se me hubiera ocurrido antes. Es asombroso como con ingredientes tan sencillos se puede conseguir un plato con tanto sabor. Si os gusta la combinación de la fruta con el queso seguro que esta receta os va a encantar y a vuestros comensales, sin duda alguna, les sorprenderá.
Podéis utilizar el queso que más os guste. Incluso uno azul podría quedar bien aunque en ese caso tendréis que ser más comedidos con las cantidades porque su sabor suele ser más fuerte. Os aconsejo entonces que lo incorporéis poco a poco en el momento final y que vayáis probando hasta dejarlo a vuestro gusto, sin que el queso enmascare el sabor del resto de los ingredientes. La receta original empleaba pecorino (queso de oveja curado) aunque yo he preferido sustituirlo en parte por rulo de cabra porque junto con la pera hacen una de mis combinaciones de sabor favoritas. ¿Os apetece disfrutarla?

Para cocinar esta receta para tres personas necesitaréis: 1 taza de arroz (aproximadamente 200 gr.), 2 chalotas, 1 pera grande, 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, un pedazo de mantequilla como de 5 mm de grosor, sal, 4 ó 5 rodajas de queso de rulo de cabra (como de 5 mm de grosor), 2 ó 3 cdas colmadas de queso parmesano o granna padano, una pizca de canela para espolvorear por encima antes de servir (opcinal)

La elaboración es muy sencilla. En una cazuela ponemos el aceite de oliva junto con la mantequilla a fuego medio, hasta que ésta última empiece a derretirse. Ojo, queremos que se funda no que coja color, por eso es muy importante añadir inmediatamente las chalotas que ya tendremos picadas. Las rehogaremos durante un par de minutos y a continuación incorporamos el arroz y mezclamos bien. Ahora agregamos las 3/4 partes de la pera que habremos pelado y cortado en pequeños dados con anterioridad. Después incorporamos un cazo de agua que tiene que estar caliente y a punto de sal. Ahora removemos sin parar a fuego medio hasta que el arroz absorba por completo el líquido que hemos añadido. En ese momento volvemos a añadir otro cazo de agua más y repetimos la operación las veces que sea necesario durante unos 18 minutos o hasta que el arroz esté en su punto.

Para que el arroz no quede pastoso es importante que una vez transcurrido el tiempo de cocción tenga todavía algo de líquido porque después espesará cuando le pongamos el queso y no queremos que quede compacto como si fuera chapapote. Cuando el arroz esté cocido añadimos los trocitos de pera que habíamos reservado y mezclamos bien. Seguidamente ponemos el queso de rulo de cabra en trocitos (sin la corteza) y dejamos a fuego muy suave hasta que se funda. En ese momento apagamos el fuego e incorporamos el parmesano. Mezclamos bien, dejamos reposar un par de minutos y ya está listo para servir. Para adornarlo podemos colocar encima unas lascas de parmesano sobre cada plato.

SUGERENCIAS y COMENTARIOS

Antes de que alguien se emocione y se ponga a hacer un perolo que le vaya a durar una mes os voy a hacer una advertencia. El risotto está riquísimo pero es un plato contundente que cunde mucho así que no hay que pasarse con las cantidades porque llena bastante. Serviros menos de lo que acostumbráis. Luego si queréis siempre podéis repetir.

En su versión, Tessa Kirós espolvoreaba por encima un poco de canela molida justo antes de servir. A mi personalmente me gusta más sin ella pero podéis probar a darle ese toque si os apetece.

Ella también añadía un chorrito de vino blanco justo después de poner la fruta y empleaba caldo de verduras para la cocción. Mi experiencia personal es que algunos risottos quedan deliciosos sin necesidad de añadir caldo y en este caso a mi me gusta el resultado que se obtiene simplemente con agua y sal porque se aprecia mejor el sabor de los ingredientes principales pero como siempre, podéis darle vuestro toque personal. 

Por último, si os gusta encontraros un toque crujiente podéis añadir por encima unas nueces troceadas justo en el momento de servir aunque sin ellas ya está realmente rico.  

Ahora sólo hace falta que os animéis a probarlo. Espero que os guste.


P.D. Después de publicar la receta de la calamarata amalfitana muchos me habéis preguntado dónde podíais conseguir ese tipo de pasta así que publiqué en facebook una aclaración al respecto.

9 comentarios:

  1. Una maravilla, deliciosa y llena de sabores irresistibles!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Susana! Pues precisamente el risotto con peras y gorgonzola es de los favoritos en mi casa. Poca variación puede haber entre el tuyo y el que hago yo y al final lo que permanece son los sabores. Como me gusta tanto la canela, me atrevería a probar el arroz con un suave toque a esta especia. Ahora que lo que sí prefiero es caldo a agua para cocer el arroz. Opino que el sabor es más rico y tampoco tiene por qué predominar sobre los demás ingredientes siempre y cuando el caldo sea suave.

    Me alegra verte de nuevo publicando.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Pues lo probaré muy pronto con el toque de nueces que nos aconsejas, estoy segura que volará en casa también.
    Es un placer volver a verte a menudo por aquí.
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué rico Susana!, la verdad es que hace tiempo que tenía ganas de probar este risotto, si me decido ya se donde venir....
    Te debo una....jeje, en cuanto me organice te escribo.....
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  5. Ummm que pinta!!! tiene que estar muy buena esta combinación de sabores.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  6. Buenaaaaaaas!!! ¡¡cuanto tiempo sin decirte nada!! Me habia perdido tu calamarata de la vuelta aunque yo... ultimamente no estoy muy cocineril ni blogueril que digamos... pero no me da ultimamente para nada. Que te voy a decir del rissotto si las fotos como siempre hablan solas... LA mezcla pera-queso la he probado en otras recetas y me encanta y por otro lado el arroz es una debilidad para mi a pesar de no hacerlo mucho. En fin, que me quedo con tu receta y con Tessa Kiros que apenas conozco mas que por ti. He de conseguirme yo un libro cuanto antes!!!

    Un beso
    Bea

    ResponderEliminar
  7. Pues me está encantando la idea...
    No sé yo si en casa lo de la pera en el arroz resultará difícil de aceptar... igual no les digo nada, y lo hago, simplemente, jajaja.
    Me paree una delicia de plato.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Acabo de conocer tu blog, me dí un buen paseito por el y que decir... pues que me encantaaaa, las recetas, las fotos.... bueno en general todo ;-) sin duda te seguiré, ahhhhh!! y este risotto se ve estupendo, nunca probé la combinación de pera y queso de cabra pero esta me la apunto, besosss!!!

    ResponderEliminar