lola

Lentejas con tomate y parmesano -deliciosas-

Hoy quiero traeros una receta que si la probáis os va a sorprender, seguro. Cuando la descubrí en una de mis series favoritas "La Dolce Vita"  de  David Rocco  no podía imaginar ni por un momento que aquel plato tan sencillo, rápido y fácil de preparar podía resultar tan sumamente delicioso. Tanto que desde que lo descubrí hace más de dos meses lo he hecho ya unas cuantas veces y siempre nos ha encantado así que tenía ganas de hacerle por fin las fotos para compartir la receta con vosotros. Sin duda alguna es el ejemplo perfecto de cómo se puede disfrutar comiendo sin necesidad de complicarnos en la cocina. Por eso, con este plato, inauguro hoy un nuevo apartado en el índice de recetas: Cocina triple R (rápida, rica y realmente fácil). Perfecta para los que se inician en la cocina, para los que andan  escasos de tiempo o para los que simplemente quieren disfrutar al máximo con el mínimo esfuerzo.  Y quiero dedicarle este apartado a una persona a la que quiero mucho y que para mi es muy especial. Hace poco tiempo que se ha independizado y a veces me llama para pedirme alguna receta o preguntarme cómo hacer tal o cual plato. Oscar, espero que  a partir de ahora aquí encuentre esas recetas con las que disfrutar comiendo sin complicarse.  Un beso muy grande.


La verdad es que la versión original utilizaba lentejas como las que habitualmente se encuentran en nuestras cocinas pero yo tenía en la despensa un paquetito de lentejas naranjas al que no le había dado ninguna utilidad y decidí que por fin había llegado su momento. Las lentejas naranjas o de coral son uno de los alimentos básicos de Oriente Próximo, y su textura y sabor es más delicado que la variedad más consumida en nuestra dieta, la lenteja castellana. A simple vista se diferencian de éstas por el color  y su tamaño más pequeño, semejante al de la lenteja pardina.  Como todas las legumbres son una fuente excelente de hidratos de carbono complejos, proteínas vegetales, fibra, vitaminas y minerales. Entre los minerales encontramos  zinc, selenio, aunque destaca fundamentelmente el aporte de hierro, cuya absorción aumenta en el organismo si incluimos en las preparaciones alimentos ricos en vitamina C. Sin embargo las lentejas carecen de un aminoácido esencial (metionina). Por eso a veces se recomienda acompañarlas con cereales como el arroz, que complementan esa ausencia del aminoácido convirtiendo el plato elaborado en una fuente de proteínas similar a las proteínas de origen animal. Aunque si os soy sincera a mi las lentejas con arroz no me entusiasman demasiado . Volviendo a nuestras lentejas de coral no podemos olvidarnos de mencionar su principal ventaja con respecto a las demás y es que al no tener piel no necesitamos ponerlas a remojo previamente y su cocción es mucho más rápida. El estar desprovistas de la cáscara hace que produzcan menos gases por lo que son perfectas para las personas que tienen problemas digestivos. Pero, por supuesto, la receta se puede hacer exactamente igual con lentejas pardinas o incluso castellanas adaptando los tiempos de cocción. ¿Nos ponemos a ello?



INGREDIENTES

500 grs. de lenteja de coral, un buen manojo de perejil fresco, 4 dientes de ajo grandes, 2-3 pequeñas cayenas,  1'250 Kg. de tomate triturado (una lata grande y otra pequeña), 20 vultlas del molinillo de pimienta, 3 cucharadas de azúcar, aceite de oliva, sal, agua y 80-100 grs. de queso parmesano o grana padano.
 
Empezamos cogiendo un buen manojo de perejil fresco y lo picamos finito (no importa si cae algún trozo del tallo). Ya sé que muchos de vosotros no tenéis hierbas frescas en casa pero hoy en día el perejil en bolsitas se encuentra en cualquier supermercado. Y como la compra la tenemos que hacer todos pues es tan sencillo como que la próxima vez que vayáis al super os acordéis de comprar la correspondiente bolsita. Yo lo suelo comprar en Simply. La mejor manera de conservarlo una vez que llegamos a casa es sacarlo de bolsa y colocarlo con agua en un recipiente de cristal, como si fuera el ramo de rosas que nos regalaron por San Valentín, así se nos conservará entre siete y diez días (dependiendo de lo fresco que esté cuando lo compremos). Tampoco hace falta que tengáis un jarrón. Cualquier bote de cristal que tengamos por casa nos servirá siempre y cuando sea lo suficientemente alto como para que los tallos queden sumergidos  y las hojas fuera del agua. No me digáis que tampoco tenéis un bote vacío. Pues no, no os váis a escaquear: un vaso de cristal también sirve.  Pues ale, ya no hay excusa para empezar.  Pero si aún así seguís encontrando alguna, antes que quedaros sin probar la receta, qué le vamos a hacer, utilizáis  perejil seco y listo.

Pues manos a la obra. Para empezar ponemos un poco de aceite en la cazuela donde vayamos a guisar las lentejas. Los que tengáis perejil fresco picáis un buen puñado y los que no pasáis directamente al segundo paso: picar bien finitos los dientes de ajo. Si tenéis un triturador es más rápido y sencillo, ni siquiera hace falta pelar los ajos.  Para los que os iniciáis en la cocina debéis saber que es una "herramienta" muy útil pero si no la tenemos lo hacemos a mano y listo. Ahora ponemos el aceite a calentar e incorporamos el perejil fresco, las cayenas que desmenuzaremos con las manos y los ajos. Si no queremos que esté muy picante debemos quitarles las semillas (al menos una parte) porque pican a rabiar. Rehogamos durante unos segundos hasta que el ajo empiece a chisporrotear. Si vamos a utilizar perejil seco se lo ponemos justo ahora. Seguidamente añadimos el tomate triturado y 3 cucharadas de azúcar (para contrarrestar  su acidez). Removemos y nos olvidamos de la cazuela durante 15 minutos. La dejaremos a fuego bajo. En mi placa de inducción yo la pongo al 4. Pasado ese tiempo lavamos las lentejas y las incorporamos al tomate. Ahora tenemos que añadirles agua. Ya sé que hay mucha gente que le gusta ponerle caldo a todo pero hay cosas que están más ricas así. La cantidad de agua la vamos a medir aprovechando la lata de tomate grande que hemos utilizado. Si las lentejas os gustan más espesas, como a mi, añadís tres medidas de agua. Si por el contrario os gustan bien caldosas añadís cuatro. Y si soís de los que ni chicha ni limoná, pues tres y medio. Añadimos la sal y dejamos a fuego suave durante 13-14 minutos. Yo la última vez las hice a fuego más fuerte y luego se me deshicieron más, como véis en la foto. Si las probáis en este momento seguramente os parecerá que todavía les falta un poco pero terminarán de hacerse con el reposo así que las retiramos del fuego, añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y queso parmesano rallado. Ahora las tapamos y las dejamos reposar 15-20 minutos. El tiempo de reposo es imprescindible para conseguir el sabor deseado así que calculad bien antes de poneros a cocinar.

Desde luego esta es una forma sanísima de comer lentejas sin la pesadez de otras preparaciones más contundentes típicas del invierno.Y auque me he enrollado un poco, es un plato fácil, fácil. Sólo hay que poner los ajos, el perejil y la cayena. Luego añadimos el tomate. Después las lentejas, el caldo y listo. Sacar y ponerle parmesano.

Si utilizamos lenteja pardina es mejor ponerla en remojo la noche anterior para acortar los tiempos de cocción. Si las ponemos directamente tardan más en cocer (40-50 minutos) y también necesitarán más agua. Si vais a utilizar una olla a presión  super rápida, sin remojo con diez minutos también estárán listas pero entonces les tenemos que añadir algo menos de caldo porque en la olla no se produce tanta evaporación. Si es una olla a presión normal necesitarán entre 20 y 30 minutos.

Espero que os guste esta deliciosa manera de disfrutar de las lentejas. Para los niños si quereís las podéis pasar y dárselas como una crema o bien dejarlas 5 minutos más al fuego para que ellas mismas se deshagan. 

Que disfruteís del fin de semana. Os veo en vuestras cocinas.  

38 comentarios:

  1. Tengo que probarla, pues suelo comer muchas lentejas y el queso parmesano le debe de dar un punto. mmmmm. Un besito

    ResponderEliminar
  2. Me chiflan las lentejas y de hecho las preparo casi cada semana! esta receta la adjunto a mi recetario! gracias mil!!!

    ResponderEliminar
  3. las lentejas me encantan, pero esta clase no las he comido nunca... apuntada la receta!!! besitos guapa y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Me encantan estas recetas "triple R " , al final casi siempre son las que mas nos hacen disfrutar.

    No conocía ese tipo de lentejas , cuánto se aprende por estos lares ;)

    Buen fin de semana .

    Besinos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Sacer!, sorprendente la receta, picantona y me llama la atención la cantidad de tomate, pero viendo la pinta vaya que si las hago que tengo de todo hasta las coralinas!
    Un beso guapa y buen finde!

    ResponderEliminar
  6. Yo esta no la conocía!!!que pinta que tienen!!! y lo del parmesano "ma matao" ummmmm. Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Ummm, me han encantado!. Yo reduciré un poco la dosis de cayena, pero eso ya son manías mías, jejeje.
    A ver si consigo esas lentejas de coral.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Me gustan las lentejas, estas rojas se cuecen muy pronto.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  9. Que forma tan buena de comer lentejas y distinta a la de siempre. Te veo muy aplicada con las publicaciones :)

    ResponderEliminar
  10. Que delicia de plato, me gusta como se ve.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué curioso! precisamente creo que ví esas lentejas de pasada el otro día, pero para variar, no recuerdo dónde! :-( Me gustaría mucho probarlas, y con ese color más aún, pues queda un plato muy vistoso y supongo muy rico!! Bss

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué buena pinta!.
    Las lentejas se pueden disfrutar también en los días de calor.
    Un abrazo
    Marialuisa (decocinasytacones)

    ResponderEliminar
  13. No suelo usar este tipo de lentejas, tengo que probarlas, este plato se ve delicioso.
    besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  14. No conocía las lentejas estas, pero la receta merece la pena estas son de las que tenemos que apuntar para que no se nos olviden..
    Un beso:)

    ResponderEliminar
  15. Sacer: Nunca he cocinado nada con estas lentejas. Pero ahora que he visto tu receta ya estoy deseando hacerlo. A mí, la pardina me gusta mucho. en cuanto vea esta maravilla naranja ¡me encanta el color!! las probaré.

    Me ha gustado mucho como nos has explicado todo. He aprendido un montón.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. Este color... que preciosidad! Muy apetecible, y sabiendo que hay parmesano... me la guardo!!

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  17. Lo más complicado de esta receta es encontrarlas, pero como tienen muy buena pinta, es cuestión de paciencia y seguro que en algún sitio las venden.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Leí lentejas y me zambullí para ver de que se trataba... Me encanto!!! Excelente receta y por acá consigo todos los ingredientes!!!
    Me la llevo para mi casa!

    besotes

    ResponderEliminar
  19. Qué curioso con el queso! Es como un rissoto de lentejas. Estos platos de cuchara a mi me encantan. Ya probaré.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Jajaja ni chicha ni limoná, a mi me gusta como a ti o sea que tres medidas de agua y totalmente de acuerdo con lo del caldo. Probaré con queso como bien explicas y cierto que parece mas suave que las lentejas típicas del invierno, muy buena receta Sacer.
    Un besito

    ResponderEliminar
  21. Saer! pues las lentejas naranja para mí son todo un descubrimiento...y ni te digo las lentejas (de color naranja o no) con parmesano. Pero como las lentejas me encantan (la legumbre que más me gusta con diferencia...) seguro que así también me las comería!!!!!

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  22. No había visto nunca estas lentejas, me parecen realmente curiosas y dan un tono muy bonito.
    Llevas una temporadilla espectacular con tus recetas, a cual más sorprendente y original.
    Me la apunto.
    Besotes

    ResponderEliminar
  23. Hola hola!!!!ya estoy por aqui de nuevo!!!ayyy que largo se me ha hecho este tiempo pero es que no he tenido ordenador!!!!(menudo rollo), que receta más chula!!!!está será la manera infalible que voy a tener para que mi pareja coma lentejas sin poner caras raras!!!!!jajaja, ya te contaré que cara ha puesto con estas.Besitos!!

    ResponderEliminar
  24. Hola hola!!!!ya estoy por aqui de nuevo!!!ayyy que largo se me ha hecho este tiempo pero es que no he tenido ordenador!!!!(menudo rollo), que receta más chula!!!!está será la manera infalible que voy a tener para que mi pareja coma lentejas sin poner caras raras!!!!!jajaja, ya te contaré que cara ha puesto con estas.Besitos!!

    ResponderEliminar
  25. Una receta muy original y otra forma diferente para comer lentejas, al menos Yo al final las guiso igual.
    Buen finde

    ResponderEliminar
  26. Guapa que lentejas tan buenas, de esta manera nunca las he tomado y ya estoy deseando hacerlo! tus fotografías me encantan!!! besos

    ResponderEliminar
  27. Susana:
    Que estupenda receta¡¡ Me han encantado las explicaciones, me gustan muchísimo las recetas pero creo que mas sus curiosidades.
    En cuanto pueda las compro y las pruebo.
    gracias¡¡¡
    bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  28. qué ricas tienen que estar esas lentejas.
    Yo una vez compré las lentejas naranjas y el final nunca supe que hacer con ellas.
    Ya lo sé para la próxima¡¡
    besitos,
    Ani.

    ResponderEliminar
  29. Que buena receta, esa se tiene que probar si o si!!

    petons

    ResponderEliminar
  30. Unas lentejas ideales para el verano.....
    me han encantado asi que con tu permiso me llevo la receta

    Besicos

    ResponderEliminar
  31. Yo soy fan de la cocina triple R y no tengo un gran arsenal de recetas saladas, así que ésta me la apunto porque tiene muuy buena pinta!
    un besito

    ResponderEliminar
  32. Sacer, si hay algo que me gusta en la cocina son las cosas sencillas,pero si ya me pones lentajas la cosa es absolutamente un delirio para mi, me encantan!!!

    Te han quedado tan lindas en ese tazón...me apunto tu receta y te dejo besiños.

    ResponderEliminar
  33. uy, Susana!me encantan las lentejas, nunca me canso de ellas, me pongo esta entrada en "favoritos"..

    ResponderEliminar
  34. ¡Que rico!
    me gustan mucho las lentejas y como tu indicas las hare con las normales porque las coral no las he visto nunca.
    Tiene que estr delicioso, ¡vaya fotitos más ricas!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  35. te han quedado estupendas y con ese color. La verdad que la receta tiene muy buena pinta. Y es una manera diferente de comer lentejas. Bss

    ResponderEliminar
  36. Buena receta. Me encantan las legumbres y sobre todo las lentejas. Es muy original, me la guardo

    ResponderEliminar
  37. Me encantan las lentejas naranjas y la receta es deliciosa. He visto algún programa de este cocinero y me encanta.

    Besitos guapa,

    ResponderEliminar
  38. Gracias por invitarme a pasar por tu blog. Me entanta tu cocina y estas lentejsa son la caña! Un saludo desde el blog de gastronomía El Fogón de la Perla Gris Te seguiré visitando.Bss!

    ResponderEliminar